Decenas de personas, entre familiares, amigos y compañeros de la actriz y dramaturga mallorquina Catalina Valls acudieron ayer al funeral celebrado en la iglesia de Sant Sebastià para brindarle un último homenaje. La "gran dama del teatro" como muchos le llamaban fallecía en la madrugada del viernes, a la edad de 90 años, tras sufrir un fallo cardíaco.