Plymouth, Massachusetts. Los pequeños Dylan Arés Hanson y Ella Arés Hanson saborean con gusto un pastel. Para ellos no es más que un dulce, sin embargo, para su abuelo, es un recuerdo, un gran recuerdo. Porque ese bizcocho se parece, y mucho, a la ensaimada de Mallorca. Y claro, cuando uno nace y vive durante años en sa roqueta, cualquier olor y sabor que le evoque a su ciudad es siempre bienvenido.

Desde hace unos meses, la famosa cadena Starbucks oferta en su carta de menú en los Estados Unidos la Mallorca Sweet Bread, "un pan dulce en espiral cubierto de azúcar", tal y como anuncian en su página web. Un producto gastronómico que, de momento, sólo se vende en el país norteamericano. De momento, en sus franquicias europeas no hay ni rastro.

En la web de la cadena ´venden´ así a sus clientes la nueva incorporación culinaria: "En la soleada isla balear de Mallorca, uno de los mayores placeres consiste en comenzar el día con una taza de café y este tradicional dulce. Este delicioso y delicado pastel forma parte del ritual matutino y se vende desde primera hora de la mañana en todas las panaderías. Una vez que la pruebe, apostamos a que formará parte de su rutina diurna". En esas mismas líneas aparece por primera vez la palabra ´ensaimada´.

"Me llevé una agradable sorpresa al verla incluida en el menú de la cafetería. Por el trenzado de la pasta antes de enroscarla y, naturalmente, por su sabor, no parece que las exporten", cuenta a DIARIO de MALLORCA Antonio Arés Rosselló, mallorquín de nacimiento que en 1977 se marchó a New Jersey a enseñar español y que en la actualidad reside en Cape Cod, Massachusetts, junto a su mujer. Dos de sus tres hijas, Cristina y Mónica, nacieron en Palma, la más pequeña, Camille, ya lo hizo en tierras norteamericanas. Aunque seguro que ella ya había oído hablar de esta delicia gastronómica isleña por boca de sus propios progenitores.

Un director enamorado

Quizás, en la decisión de incluir esta delicia culinaria en la oferta de la famosa red de cafeterías tiene mucho que ver con su creador y actual director, Howard Schultz, que hace unos meses retomó el mando de la empresa. En una entrevista, y a la pregunta sobre cuál es su idea de la felicidad, Schultz respondió así, sin rodeos: "Estar en Mallorca, en Formentor". Seguro, pues, que el artífice de Starbucks saboreó y descubrió los encantos de la ensaimada en la propia isla y ha querido que sus compatriotas también la conozcan.

"Uno tropieza con una de estas cafeterías en cada esquina de cualquier ciudad y aeropuerto de los Estados Unidos. Millones de americanos empiezan el día leyendo el menú para decidir qué tomarán con su café. Bienvenidas sean", subraya un Arés que propone "colarles también la sobrasada".

Y aunque, según los ingredientes y el método de elaboración que exponen en la web, el parecido con las originales es pura coincidencia, la iniciativa, cuanto menos, es positiva. Ya saben, si viajan a USA, un Starbucks... y una ensaimada.