Josep Bosch, propietario de una colección de más de 3.500 ejemplares de diarios históricos, participó hoy en la inauguración de la exposición "Prensa y Guerra Civil Española: 1936-1939", en el Museo del Canal Interoceánico de Panamá, hasta el 6 de enero próximo.

Bosch, que fue corresponsal de la Agencia Efe y ahora es portavoz de la Organización Mundial del Comercio (OMC), dijo que en la muestra que se exhibe en Panamá hay seis números de "El Diluvio" que forman parte de la colección de 600 que rescató el año pasado en un pueblo de la provincia de Gerona, en la comunidad autónoma de Cataluña.

Estos ejemplares los encontraron,amontonados y llenos de barro y de humedad, ocultos en en una pared falsa durante los trabajos de renovación de una casa.

"Cuando me avisaron que habían encontrado estos periódicos, me movilicé para intentar adquirirlos el verano de 2006", indicó Bosch, quien calificó como un "episodio muy interesante poder rescatar estos periódicos y devolverles la luz después de tanto tiempo".

Destacó que "El Diluvio" fue un diario republicano "muy combativo con unas primeras páginas espectaculares", que dejó de existir el 25 de enero de 1939, la víspera de la llegada a Barcelona de las tropas del general Francisco Franco.

Bosch explicó que la conservación y mantenimiento de estos y otros ejemplares de su colección implican una labor delicada y minuciosa a cargo de profesionales, que reconoció es un trabajo "caro".

La restauración incluye un baño con material alcalino para quitarles el ácido, un secado con mucho cuidado para que no se rompan y la aplicación de un soporte de papel japonés transparente hecho a base de arroz que les permite mantener la elasticidad y facilita su manejo.

En cuanto a lo que cuesta este proceso, Bosch dijo en tono de broma que su esposa le sugiere que nunca hable de dinero cuando se refiere a la colección, pero aseguró que "es asequible para un coleccionista que tiene pasión por los periódicos".

Matizó que el valor "es un elemento muy relativo en estos casos porque hay algunos periódicos que son muy difíciles de encontrar".

Reveló que cuando su colección viaja para exhibirse en el exterior está asegurada y, cuando no, permanece guardada en el garaje de su casa en Ginebra (Suiza).

Como coleccionista Bosch afirmó que no se diferencia mucho de otros que practican esta afición para tratar de retener un poco el pasado, y recordó que antes coleccionaba vinos "hasta que me di cuenta que el vino se deteriora más fácil que el papel de los periódicos".

Bosch colecciona periódicos antiguos de todo el mundo y para esto se vale de una red de gente que le avisa de cualquier hallazgo, así como de la internet, en un proceso de rescate, restauración, exposición y también de intercambio con otros coleccionias.