La reaparición del cantante Robert Plant, el guitarrista Jimmy Page y el bajista John Paul Jones, los tres supervivientes de Led Zeppelin, se ha convertido en una de las citas -por no decir la cita- más anticipadas de la historia de la música.

La excusa, en esta ocasión, la brinda el tributo dedicado al fundador, en 1947, de la discográfica estadounidense Atlantic Records, Ahmet Ertegun, un concierto homenaje en el que llenará el vacío que dejó en 1980 la muerte de John Bonham en la batería su hijo Jason Bonham, quien al parecer ha heredado los genes privilegiados de su progenitor.

La incalculable influencia que tuvo el cuarteto británico en grupos posteriores del hard-rock; el misticismo de sus letras y las pinceladas blues y folk de algunos de sus temas auparon por derecho a esta curtida formación a los libros más sagrados de la música.

El concierto en Londres estaba programado inicialmente para el pasado 26 de noviembre aunque tuvo que posponerse forzosamente ante la fractura que sufrió en un dedo el guitarrista Jimmy Page, felizmente recuperado.

Esta reunión, todo un caramelo para los nostálgicos del heavy rock, coincide, casi, con el lanzamiento el pasado 13 de noviembre de "Mothership. The Very Best Of Led Zeppelin", un CD doble que recopila veinticuatro de los temas más conocidos del grupo, que se formó hace ya treinta y nueve años.