No pudo estrenarse con tan buen pie el Premio Andrés Ferret cayendo en las manos de quien hasta el último suspiro las usó para ser ágiles azotes a quienes todo lo callan. Eduardo Haro Tecglen fue elegido por ser "voz crítica y necesaria" en un premio que se creó a la memoria del periodista de DIARIO de MALLORCA. "Andrés y yo no éramos iguales, pero leyéndole en sus artículos he comprendido que nos herían las mismas cosas", dijo en Palma el 2 de diciembre de 1998, tras recoger el galardón de manos de Félix Pons.

Con su sano escepticismo, desde aquí sentenció: "El columnismo no es necesario, porque nada en esta vida lo es, tan sólo comer, no pasar frío y tener algo de amor".