En un paseo histórico y temático que transcurre entre 1918 y 1945, la exposición Mimesis. Realismos modernos muestra, en su doble sede en el Museo Thyssen-Bornemisza y en la Fundación Caja Madrid, la nueva idea del arte moderno marcada por el cansancio de las vanguardias y por la nueva relación entre el artista y el mundo.

Alrededor de ciento cincuenta obras reflejan las características estéticas y artísticas comunes que hacen del realismo una corriente o estilo diferenciado, con artistas tan diferentes como André Derain, Otto Dix, Edward Hopper, José Gutiérrez Solana, Joan Miró, Balthus ó Julio González.

Con Mimesis Tomás Llorens, comisario de la muestra, concluye un profundo proyecto de indagación de la modernidad, que se inició en el 2001 con la exposición Forma. El ideal clásico en el arte moderno, en el que se ha dejado constancia de que la historia de la relación entre formalismo y realismo es la historia del proyecto de la modernidad.

Exposición de lujo para la primera comparecencia pública de Guillermo Solana como conservador jefe del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, Mimesis celebra un acontecimiento que surgió en la primera mitad del siglo XX, en el que se abrió camino una nueva idea del arte moderno "ya que modernidad no siempre es vanguardia", comentó Solana, quien se refirió a que el nuevo talante, tras el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, buscó la sobriedad, la serenidad "y, sobre todo, la objetividad. Surge una nueva relación del artista con el mundo, y la palabra realidad toma gran protagonismo".