01 de julio de 2015
01.07.2015
Investigación

Andreu Palou dirige un seminario sobre alimentación de las embarazadas

El catedrático de la UIB dirige un seminario sobre la interacción entre los nutrientes y los genes que se inicia hoy

01.07.2015 | 12:31
Andreu Palou, catedrático y director del Laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología de la UIB.

Los efectos de la alimentación de la madre durante el embarazado quedan registrados en los genes y cromosomas del feto y esto puede determinar que el bebé tenga una predisposición mayor o menor a la obesidad.

Ésta es una de las conclusiones de un estudio sobre la interacción entre los nutrientes y los genes que se analizará en la séptima edición del seminario Nuevos desarrollos en alimentación, actividad física y salud que hoy comienza en Vitoria.

El simposio está dirigido por el catedrático y director del Laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Andreu Palou, quien también está al frente de la citada investigación.

Este estudio sostiene que la alimentación durante las etapas tempranas del desarrollo tiene "un papel protagonista" porque los efectos de la alimentación de la madre durante la gestación quedan registrados en los genes y pueden determinar la predisposición de su descendencia al sobrepeso.

La investigación sobre la relación entre nutrientes y genes "avanza a buen ritmo" y ayudará a "identificar biomarcadores que permitan determinar el grado de predisposición de los individuos a padecer obesidad antes de que ésta se manifieste", según ha explicado Palou.

De hecho, ya se han encontrado varios biomarcadores y expresiones de genes alteradas en modelos con ratas jóvenes que hacen que tengan más probabilidad de sufrir obesidad y sus complicaciones en la edad adulta.

Durante el seminario Nuevos desarrollos en alimentación, actividad física y salud los expertos también analizarán la importancia de las nuevas tecnologías en este campo, ya que son herramientas "fundamentales" para desarrollar test nutrigenéticos y tratar trastornos alimentarios, así como para detectar biomarcadores nutrigenómicos capaces de prevenir la obesidad.

En el simposio, que se celebra cada dos años y que se prolongará hasta el viernes, también se discutirán temas como la actividad física y la alimentación personalizada, los problemas metabólicos del sedentarismo y su control, los biomarcadores personalizados para la salud y las guías de nutrición cada vez más personalizadas como tendencia para tratar y prevenir el sobrepeso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!