17 de agosto de 2013
17.08.2013
Diario de Mallorca

Deià bailó y cantó a Kevin Ayers

El guitarrista y cantante británico, fundador del grupo Soft Machine y figura de la música psicodélica, recibió ayer el último adiós en un emotivo y animado funeral, con fiesta posterior, en la que participaron Mike Oldfield, Diandra Douglas y Bob Geldof

17.08.2013 | 00:39
Deià bailó y cantó a Kevin Ayers
Galen Ayers, hija del fundador de Soft Machine, portó la urna con las cenizas hasta el cementerio de Deià

El músico Kevin Ayers (Herne Bay, 1944; Montolieu, 2013) encontró ayer su descanso final en el cementerio de Deià, la localidad en la que el guitarrista de Soft Machine fijó su residencia en la década de los 70 y los 80, y donde protagonizó extraordinarios conciertos improvisados junto a otras leyendas del rock como Mike Oldfield, Andy Summers de The Police, Ollie Halsall, Daevid Allen o Gilli Smyth.

Las cenizas de Ayers, "personificación de ese ideal de los 60 de creatividad, libertad de expresión y amor libre", como señaló el día de su desaparición el director de su última discográfica Lo-Max Records, Bernard MacMahon, fueron depositadas en el cementerio deianenc, junto a la iglesia parroquial de Sant Joan Baptista, en una pequeña colina en medio del pueblo desde la que se disfruta de vistas maravillosas, en el mismo lugar en el que reposan los restos de otros célebres artistas como el escritor, ensayista y poeta Robert Graves, el arqueólogo William Waldren, el pintor Mati Klarwein y el también músico Ollie Halsall, cuya muerte, en 1992, afectó profundamente al fundador de Soft Machine, grupo que toma su nombre de la obra homónima de William Burroughs.

El lugar elegido fue precisamente una tumba junto a la que yacen los restos de Halsall y Klarwein, y en la que sus amistades, entre ellas Diandra Douglas, entonaron canciones del homenajeado y un sentido cumpleaños feliz, ya que tal día como ayer Ayers hubiera celebrado 69 años de vida.

Fue una ceremonia sencilla pero muy emotiva, que arrancó en el hostal Villaverde, de donde salió una procesión hippie al ritmo de temas como May I o Singing a Song in the Morning, tema que Ayers incluyó en el álbum Banana Productions, y que concluyó en el camposanto, entre cánticos y sonrisas, sin un solo llanto en honor a un músico, todo corazón y marcado por el humor y el magnetismo.

Una de las hijas de Ayers, Galen, cantante criada en una comuna hippie en los 70 que con el tiempo también descubriría Deià, fue la encargada de portar la urna con los restos de Kevin. Otra amiga suya, Diandra Douglas, ex pareja del actor oscarizado, participó en el funeral con un breve discurso.

Concluido el acto del cementerio, familiares, amigos y seguidores de aquel crooner relajado y perezoso con voz de barítono que fue Ayers se desplazaron a uno de los templos musicales de Deià, Sa Fonda, en cuya terraza ofreció una recordada actuación en julio de 1991 con Mike Oldfield de acompañante, una década después de otro capítulo prodigioso en su currículum: el caótico concierto de la plaza de Alcúdia (13/08/1982), con John Cale y Ayers pasados de vueltas.

La fiesta musical de Sa Fonda comenzó con la Pa Amb Oli Band, banda en la que milita Tomàs Graves –hijo del erudito inglés–, amigo de infancia de Ayers, ya que ambos se conocieron a mediados de los 60 con motivo de la primera de sus visitas a Deià, adonde llegó de vacaciones con los hijos de unos amigos de los Graves.

Por Sa Fonda también desfilaron anoche la actriz Sadie Pickering, el cantante Bridget St John y el músico de bandas sonoras John Altman. Tampoco faltó a la cita la otra hija de Ayers, Rachel, el promotor Juanjo Arzubialde y el rockero e icono de la lucha contra el hambre Bob Geldof, magnate de la solidaridad, caballero de la Orden del Imperio Británico e impulsor, en 1985, del Live Aid.

Uno de los momentos más sonados de la velada, que por cierto fue censurada por el ayuntamiento de Deià –con prohibición de alargar la fiesta más allá de las 00,30 horas–, fue la participación en la misma de Mike Oldfield, vía Skype desde Bahamas, y de la antigua banda de Ayers, con Miquel Figuerola, Joan Bibiloni y Pere Colom en el escenario interpretando su repertorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!