21 de enero de 2013
21.01.2013

Las declaraciones de los ganadores

21.01.2013 | 07:50
JOSEP MARIA LLAURADÓ PONS: PREMIO JOAN ALCOVER DE POESIA CATALANA

"No me gusta la actual escena de la literatura en catalán "

La gente que ha leído El vers de l´esclau diría que es "poesía intelectualista". Una construcción muy libre que recoge el tema de la admiración hacia algunos aspectos de la cultura. Así es como Josep Maria Llauradó Pons (Palma, 1961) describe su novela ganadora. "Todos esos temas se van repitiendo: la emoción que provocan las cosas que admiramos literariamente, por ejemplo".
Reconoce que estos son sus inicios en la poesia. Venido del mundo de la docencia, el ensayo y el periodismo, fueron las palabras del escritor Guillem Frontera las que lo impulsaron: "Me dijo que se notaba mucho la calidad en los escritores que habían probado de hacer poesía", cuenta.
Entre sus temas recurrentes se confiesa que la problemática de la cultura "tan amplia" te obliga a elegir. La educación recibida, las cosas que vas descubriendo poco a poco son la principal fuente de inspiración, sin referencias culturales cerradas: "Me cuesta poner nombres concretos; existe una distancia muy grande entre la gente que tú conoces y la que admiras, y lo que tú tratas de hacer".
Sobre la escena actual de la literatura en catalán, Pons dijo estar "preocupado" y "en absoluto" de acuerdo. "En la medida que puedo combatirlo lo hago".

GABRIEL MINGUILLÓN: PREMIO-BECA EN LA ,CATEGORÍA DE ANIMACIÓN

"El corto está ambientado en una estética un poco rancia"

Gabriel Minguillón (Palma, 1980) es un joven que viene del mundo del diseño gráfico. A través del master de animación 3D que cursó en el Ladat (Laboratorio de Animación de la UIB) se embarcó en un proyecto de final de carrera que dio como resultado el corto independiente ganador, Jack the Chicken. Un proyecto individual desde la preproducción hasta la postproducción finalque le ha hecho merecedor de 10.000 euros y la obligación de crear un nuevo corto.
Jack The Chicken es una historia de suspense de unos 5 minutos, con una estética "rancia, basada en pelícusas como Delicatessen" en la que nunca buscó un concepto que transmitir a la gente, más bien "un experimento para crear sensaciones", una ambientación que se convirtiera en una "montaña rusa de ritmos".
Así las cosas un pollo loco y un cocinero rudo y sin cerebro protagonizan este cortometraje mudo que no deja de ser una confrontación entre dos personajes protagonistas donde el final es sorprendente. "Me gusta tratar temas poco comunes donde se giren un poco las tornas".
Se trata del primer Ciutat de Palma y el primer cortometraje para el ganador.

JOSÉ LUIS DE JUAN CLAR: PREMIO CAMILO JOSÉ CELA DE NOVELA EN CASTELLANO

"Mi obra habla de amor y fracaso, como lo fueron las misiones"

Para el novelista José Luis de Juan Clar, colaborador de DIARIO de MALLORCA, una novela al uso "no es suficiente". Necesita de grandes dosis de historia –su interés por las épocas pasadas se refleja en títulos como El apicultor de Bonaparte– y de "profundidad psicológica en los personajes" para que su obra cobre un sentido digno. "No sabes lo difícil que es acabar una novela". Nacido en Palma en 1956, De Juan ya ganó en 2006 el premio Ciutat de Palma de poesía, además del Juan March Cencillo de novela breve en 1996. Ahora, con el premio Camilo José Cela por Misión Imposible relata la historia de un viaje con momentos para el amor y para el fracaso. Contextualizada en EE UU, la obra está relacionada con las misiones franciscanas de monjes mallorquines como Fray Junípero Serra. Necesitó de un recorrido de "casi toda la costa oeste americana" para "repasar el tema desde el punto de vista histórico".
Un fotógrafo y una escritora protagonizan una historia de amor y fracaso "como lo fueron en realidad las misiones que quisieron desarrollar la vida espiritual y material de los nativos y al final lo que hicieron fue extinguirlos". Para De Juan, los premios siempre juegan un importante papel para hacer "emerger" a escritores con dificultades.

MARC PALLARÉS PIQUER: PREMIO LLORENÇ VILLALONGA DE NOVELA EN CATALÁN

"Yo sé como una desgracia familiar te puede cambiar la vida"

En el ámbito literario, Marc Pallarés Piquer (Barcelona, 1977) se declara como un autor que "ha escrito poco" pero que tiene "mucha suerte". Es profesor de Teoria de la Educación en la Universidad Jaume I de Castellón y en su trayectoria editorial figuran tantos premios como obras escritas. Primero con Recull, por un ensayo periodístico en el año 2007 y ya con su primera novela, Ulls Verds, se llevó el Premio del Gobierno de Andorra en 2008. Con su tercera obra, Si, podem?, logra su tercer premio, el Ciutat de Palma de novela en catalán. "Estoy un poco sorprendido", reconoce.
La motivación de la novela surgió hace cuatro años, con la primera victoria de Obama. "Me llamaba mucho la atención el lema "Yes, we can" y esas ganas que quizás todos hemos tenido alguna vez de mejorar el mundo. Para mí es una contradicción que observo a menudo, el cómo los seres humanos manifiestan una voluntad enorme de querer cambiar el planeta aunque luego en la práctica no solo eso no se da, sino que tampoco son capaces de mejorar sus vidas", comentaba a este diario.
Dos historias paralelas y psicológicamente complejas se mezclan entre un político y una mujer soltera; a las contradicciones se suma una "tragedia personal" vivida por el propio autor, y que hace involucionar a uno de los personajes principales.

BELÉN RODRÍGUEZ GONZÁLEZ: PREMIO ANTONI GELABERT DE ARTES VISUALES

"Ahora me gusta más el desorden natural de las cosas"

Nacida en Valladolid (1981) y licenciada en Bellas Artes, Belén Rodríguez se ha formado prácticamente en el extranjero (Austria) exceptuando algunos estudios en la capital. La línea del tiempo 2006-2009, reconocida con el premio de artes visuales, consiste "en una instalación formada por un tren juguete que va corriendo unos raíles y transporta una aparato de sobrevigilancia. La cámara va grabando un panorama fotográfico que ha erigido a su alrededor. El conjunto representa, a través de espacios, un día en la vida de Rodríguez: "espacios reales que yo he recorrido durante un día normal, cada cinco minutos". Poniéndo las imagenes de forma continua "se consigue la línea del suelo, que une una foto con la siguiente". El jurado premió la obra de Rodríguez "por su estructura narrativa", y por cómo refleja y organiza "la sociedad de la información" sobre la historia de tiempo.
Su obra es un espejo de los temas que preocupan a la artista. Esto es, lo cotidiano, el tiempo y el orden, aunque este último haya desaparecido entre sus inquietudes artísticas: "La obra es un poco antigua, ahora me intereso más por el desorden determinado por la casualidad de la naturaleza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!