06 de octubre de 2012
06.10.2012

"En esta profesión nunca se sabe, la suerte puede durarte un mes"

06.10.2012 | 08:30
Toni Lluís Reyes es Óscar en la exitosa ´La Riera´ de TV3.
Toni Lluís Reyes. Actor. Tras conquistar la audiencia de Balears como Blai en la serie ´L´Anell´ de IB3 Televisión, el intérprete mallorquín triunfa en la autonómica catalana con su participación como Óscar, un barman experto en cócteles, en ´La Riera´. A principios de año recibió el III Premi Llorenç Moyà d'Obres Dramàtiques por su texto ´La Llosa´.

– ¿Es más divertido ser barman o mozo de cuadra que enseñar los entresijos de la lengua catalana a un grupo de universitarios que sólo piensan en biofiestas?
–Me gusta mucho más ser mozo de cuadra o ser barman porque realmente no lo soy, hago como si lo fuese. Y el alumno también es muy agradecido porque he tenido algunos que se hacen querer. Si tuviera que elegir no lo sé. Si pudiera compaginar las dos cosas sería ideal.
–Afirma que después de L'Anell le picó el "gusanillo" de hacer televisión. Acabó un máster y regresó a Barcelona para hacer un curso delante de la cámara. ¿Cómo acabó en La Riera?
–Por varios motivos: primero porque tuve la oportunidad de conocer al director de la serie. Después me llamaron para hacer el casting de archivo de TV3, en el cual haces un monólogo y tras dos meses me llamaron para hacer la prueba final para el personaje de Óscar. Y al cabo de una semana me dijeron que había sido seleccionado.
–Para hacer todo eso se necesitan muchos recursos económicos. En la situación que estamos, ¿le ha dado el teatro y/o la televisión para vivir de ello?
–Creo que tienes que moverte mucho. No creo que sea una cuestión de recursos económicos. Si los hay, bienvenidos sean. Pero hay muchas maneras. Si eres ingenioso y te preparas un buen monólogo y gustas, no necesitas dinero. Es cierto que hay cursillos que te permiten formarte más y en los que conoces a profesionales que de otra manera no conocerías, pero tener cierta liquidez pasa en esta profesión como pasa en otras.
–¿Qué alternativas les quedan a sus compañeros que no han podido salir del archipiélago aún?
–Existen actores mallorquines que ya han ido haciendo cositas. Juan Miquel, por ejemplo, estuvo en Madrid y ahora está rodando con un espectáculo de teatro. Más o menos todos van haciendo su camino. También los hay que se dedican a la docencia y otros que han preferido montar obras de teatro. Es verdad que ahora cuesta más como están las cosas, y puede que haya tenido suerte, nunca se sabe. En esta profesión la "suerte" puede durarte un mes.
–Usted conoce esa vertiente docente porque es filólogo y ha impartido clases. Si hubiese existido el ESADIB en el momento en que decidió marchase a Barcelona, ¿habría dudado?
–Actuar es una de las cosas que siempre he querido, hacer pero no me preguntes por qué elegí estudiar filología catalana. Fue una decisión que tomé en ese momento, pero al tiempo que la cursaba intentaba encontrar la forma de estudiar teatro. Después, cuando me enteré de que la escuela de Arte Dramático se abría en Mallorca, ya sabía que al acabar volvería a la isla.
–Forma parte de los personajes de la cuarta temporada de La Riera. Ahora que tiene la oportunidad de comparar el trabajo en ambas televisiones autonómicas, ¿qué cree que le falta o le sobra a cada una de ellas?
–Se trabaja de forma muy distinta en las dos. Por ejemplo, lo que a mi juicio le hace falta a IB3 es, por el tiempo en el que estuve trabajando, es más previsión. Cuando hablamos de previsión también lo hacemos de una cierta falta de experiencia, y eso sin desmerecer el hecho de que las series de IB3 han llegado a tener mucho éxito y han ido creciendo bastante en los últimos años. Ahora todo eso está parado.
–¿Volvería si la cadena apostase por una segunda temporada?
–Siempre que me inviten desde IB3 televisión para hacer una serie en Balears contarán con mi predisposición máxima. Es un lugar en el que estuve muy a gusto, donde empecé como actor de televisión. Ahora mismo no puedo decir sí o no porque tendría que estudiar las condiciones, en el sentido de complementar las dos cosas, porque no sería cuestión de dejar una.
–A principios de año ganó el Llorenç Moyà de Obras Dramáticas. ¿Cómo compagina la pequeña pantalla con su faceta de escritor?
–Hay momentos en que estoy más inspirado y me apetece embarcarme en algo nuevo y otras en las que no. Funciono mucho con lo que ocupa mi mente en cada momento, y escribir lo hago cuando siento la necesidad de hacerlo. También como filólogo encuentro una manera de investigar, pero siempre cuando tengo una razón para ello. Como actor considero que uno tiene que pulsar todas las teclas posibles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!