01 de marzo de 2010
01.03.2010
Crítica. Arte

Arquitectura femenina

01.03.2010 | 07:30
Una de las obras de Lébedeva, artista fría sólo en apariencia.
La fotografía en manos de la mujer explora nuevos medios y nuevas miradas, recordemos a Dora Maar, Claude Cahun o Cindy Sherman. Natasha Lébedeva trata a través de las suyas, el vídeo y la instalación el tema de la feminidad desde la melancolía y la realidad física del cuerpo como en el surrealismo freudiano de Louise Bourgeois, una artista a quien admiro profundamente y que durante tantas generaciones se ha erigido sin quererlo en abanderada del feminismo.
La fotografía ayudó a traspasar límites y a apreciar el cuerpo humano de otra forma. La identidad, los grupos sociales, los entornos urbanos o la vida cotidiana se convierten en interesantes contenidos y así no los muestra esta artista rusa afincada en Mallorca. Lébedeva hace de la imagen una crónica del mundo que nos ha tocado vivir. Una visión aparentemente fría y distante pero que en realidad se trata de una mirada apasionada que observa y denuncia, que muestra el mundo y busca explicaciones. Porque a diferencia de lo que pensaban artistas de generaciones anteriores la crónica de la realidad está cargada de un profundo lirismo, más cerca de la melancolía que del análisis.
Son imágenes que nos atrapan pero que como espectadores nos deja fuera de campo, me recuerda la obra del norteamericano Spencer Tunick conocido por sus fotografías de grandes masas de personas desnudas dispuestas en artísticas formaciones.
El vídeo es un soporte tan digno y libre para el arte como la pintura o la escultura o si no que se lo digan a uno de los grandes artistas contemporáneos, Bill Viola autor de tratados visuales transmisores de las emociones humanas más profundas que han dado la vuelta al mundo.
Kiki Smith durante la década de los 90 utilizaba el arte como arma de reivindicación feminista con mensajes dirigidos a los conflictos de género, el sida o las minorías raciales que condujeron el arte hacia una nueva conciencia social y política. Dreams under construction es un paseo por paisajes oníricos donde la presencia de la mujer es numeroso pero estático y simultáneamente alegoría de nuestra cultura visual.

Natasha Lébedeva:
Dreams under construction

Can Fondo
Carrer Can Serra, 11 (Alcúdia)
Hasta el 5 de marzo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!