Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mundial de Catar 2022

Marco Asensio y la figura del falso '9'

El mallorquín brilla en el tridente ofensivo que Luis Enrique dispuso en el debut de España en Qatar -El calvianer destaca por su polivalencia en el sistema del seleccionador

Marco Asensio celebra un gol de España con Dani Olmo y Gavi. Reuters

Marco Asensio revive futbolísticamente en la selección española, a las órdenes de un Luis Enrique al que le gusta la polivalencia del mallorquín. «Desde el primer día, el míster ya me dijo que podía jugar en varias posiciones», afirmó el calvianer este jueves, en la rueda de prensa posterior a la goleada ante Costa Rica (7-0).

Asensio fue uno de los destacados, moviéndose con soltura en la zona del tridente ofensivo y en la mediapunta, cuando retrocedía para ayudar en la construcción y abrir huecos. «Lo que me pide es que me coordine con los interiores y con los extremos para que cada uno ocupe su posición», confirmó.

Ninguna de las posiciones es nueva para Marco Asensio, habituado desde muy joven a llevar el peso ofensivo de sus equipos en el Mallorca y que en juveniles ya empezó a ajustarse a la banda diestra. Pepe Gálvez, su técnico en el juvenil de División de Honor, ya le utilizaba como extremo derecho; le prefería ahí para aprovechar visión de juego, velocidad y disparo (metiéndose al centro para chutar, como Messi). En la otra banda actuaba Brandon Thomas y arriba, de delantero, estaba Cedric.

Esa situación fue repitiéndose en su ascenso al primer equipo del Mallorca y luego en su cesión al Espanyol. Aunque con los blanquiazules también despuntó por su banda natural, la izquierda.

Ninguna posición es nueva para Asensio, habituado a llevar el peso ofensivo de sus equipos en el Mallorca

decoration

En su aparición con el Real Madrid, derribando la puerta, se movió también por las bandas. Su calidad, potencia en carrera y disparo le dieron la oportunidad de despuntar. Y su zurda le permitió, además, participar activamente del juego en las ocasiones en que viraba hacia el centro.

La lesión sufrida en el verano de 2019, que le llevó a estar casi una temporada de baja, cortó su evolución. Incluso, le llevó a vivir dos campañas grises. Bajo anímicamente y buscando aún reencontrarse físicamente, no volvió a reconocerse hasta septiembre de 2021. Curiosamente, fue ante el Mallorca: marcó tres goles en la victoria por 6-1 del Real Madrid en un partido en el que actuó de mediapunta, más de centrocampista que de atacante, explotando su llegada al área.

«Es una posición que es buena para mí», afirmó entonces Marco Asensio. Ante Costa Rica, el mallorquín repitió posición; aunque varios metros más adelante. De hecho, se incrustó en la línea de tres delanteros, por el centro, ejerciendo del ‘falso nueve’ que tan buen rendimiento le ha dado a la selección en las últimas dos décadas.

Con menos arrancada que cuando rozaba los 20 años y sin ser un regateador, su calidad técnica e inteligencia le permitieron manejarse con suficiencia ante Costa Rica. Se movió a derecha o izquierda para desubicar a los centrales y abrir espacios para las llegadas en diagonal de Dani Olmo y Ferran Torres, los extremos.

También retrocedía unos metros para combinar con Pedri, Busquets y Gavi, o simplemente servirles de apoyo (también a Laporte o Rodri) en la construcción; un movimiento que generaba huecos en la zona central de la defensa costarricense y que permitía llegar a los interiores (Gavi, Pedri y luego Carlos Soler) con libertad.

Un desplazamiento, hacia fuera del área, que además le facilitó explotar su potencia, que le da un plus en la aceleración, y adentrarse en las zonas de remate casi libre. Así llegó su gol, a centro desde la banda izquierda de Jordi Alba.

Con España, es otro. Luis Enrique le ha dado más jerarquía y presencia en el juego del equipo

decoration

El miércoles no solo mostró ese discreto repertorio de recibir el balón en banda derecha (o la izquierda) y moverlo hacia atrás o conducir en diagonal, buscando un disparo lejano, el centro al área o cambiar el juego a la otra banda. Es algo que también hizo ante Costa Rica, pero esta vez su presencia en los extremos fue como recurso, no su posición predefinida. 

Con España, Marco Asensio es otro. Luis Enrique la ha dado más jerarquía y más presencia en el juego del equipo. Se vio ante Costa Rica y es una carta más con la que la selección puede contar en este Mundial.

Marco y Nadal mantienen una gran relación

Una de las primeras personas que se interesó por Marco Asensio cuando en el verano de 2019 se lesionó el ligamento cruzado y el menisco interno de la rodilla izquierda fue el tenista Rafel Nadal, que se puso de inmediato en contacto con él. El futbolista y el tenista mantienen una estrecha relación y el jugador del Real Madrid ha encontrado en el ganador de 22 grandes un sincero apouyo a la hora de superar la lesión.

Por su parte, Luis Enrique también está resultando un personaje clave en la recuperación de Marco Asensio gracias a la confianza que le está dando, no solo con la llamada para el Mundial cuando hace escasos meses estaba más fuera que dentro de la lista, sino también por otorgarle la titularidad en el debut de la Roja ante Costa Rica. El seleccionador, según explica El País en su edición de este viernes, le dio una charla el pasado mes de junio en la que le invitó a exprimir su físico, y le aclaró que en el fútbol que se estila no se admite jugar al trote o esperar el balón.

Compartir el artículo

stats