Es posible que hayas notado que el desayuno no te sacia del todo por las mañanas y que vuelves a tener hambre pocas horsa después. El error está en los alimentos que añades a tu plato del desayuno o los que faltan, ya que es una comida que te va a dar fuerzas para iniciar el día y tiene que concentrarse en alimentos saludables y equilibrados.

Los nutricionistas recomiendan introducir grasas saludables en nuestra dieta como es el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos o el aguacate, una fruta rica en ácidos grasos monoinsaturados que nos ayuda a reducir un 30% las enfermedades cardiovasculares más graves. De hecho, se ha comprobado que estos ayudan a regular la inflamación del organismo.

El aguacate es una fruta que tiene origen en Mesoamérica, concretamente en las partes altas del centro y el este del México y Guatemala. De hecho, las investigaciones datan el inicio de su cultivo en Coaxcatlán (México) hace 10.000 años. Hoy en día, se planta en lugares con climas tropicales y mediterráneos. Su consumo ha aumentado considerablemente en los últimos años por sus múltiples propiedades nutritivas, hasta llegar a 7 millones de toneladas producidas a un ritmo del 15% anual desde 2010.

Los múltiples beneficios del aguacate

Estudios desarrollados por la Asociación Nacional de Lípidos han demostrado que, además de ser un alimento saciante y nutritivo, ayuda a reducir los niveles del colesterol malo o LDL y es beneficioso incluirla en una dieta de pérdida de peso. Los expertos de la Fundación Española de Nutrición (FEN) indican que el aguacate contiene ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos insaturados, potasio y vitaminas C, E y B6.

La vitamina E ayuda a proteger las células del daño causado por los radicales libres gracias a su poder antioxidante. La nutricionista Elisabeth Somer explica que la mitad de un aguacate contiene aproximadamente 138 calorías y aporta una buena proporción de ácido oleico que activa la parte del cerebro encargada de la sensación de saciedad, por eso disminuye las ganas de seguir comiendo.

La Organización Mundial del Aguacate (WAO) desmonta los mitos relacionados con este superalimento que nunca debería faltar en nuestra despensa.

  1.  El aguacate es una única fruta con grasas buenas; es decir, aunque tiene grasas, estas son saludables para el cuerpo y no elevan los niveles de colesterol LDL (malo).
  2.  El aguacate no contiene azúcar, pero sí es una buena fuente de fibra. Pese a lo que se suele asegurar, los aguacates están libres de sodio, azúcar y colesterol. De hecho, para reducir las calorías sin necesidad de pasar hambre y controlar el peso, reemplaza algunos alimentos con más calorías por alimentos con menos calorías que contengan agua y fibra y sean más saciantes, como el aguacate, cuyo 79% del peso de un aguacate es fibra y agua. Además, las dietas ricas fibra pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2.
  3.  La grasa insaturada de los aguacates actúa como un refuerzo de los nutrientes, por lo que ayuda a aumentar la absorción de las vitaminas A, D, K y E.
  4.  El aguacate mantiene el colesterol a raya. Los aguacates aportan fitoesteroles, es decir, pueden ayudar a mantener niveles saludables de colesterol ayudando a bloquear la absorción de colesterol en el cuerpo.
  5.  El aguacate ayuda a reducir la presión arterial gracias a su contenido en potasio, ya que este mineral compensa algunos de los efectos nocivos del sodio en la presión arterial.
  6.  Los aguacates frescos son una fruta con múltiples beneficios para el corazón. Reemplazar las grasas saturadas por grasas insaturadas está asociado con la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.