Primera División

Samú Costa, la imagen de la frustración en el RCD Mallorca

 El mediocentro luso protagoniza dos instantáneas idénticas al final de los encuentros ante la Real Sociedad y el Getafe

Samú Costa, consolado por Gio González y Jaume Costa.

Samú Costa, consolado por Gio González y Jaume Costa. / EFE

Miguel Chacártegui

Miguel Chacártegui

La derrota ante la Real Sociedad (1-0) y el empate ante el Getafe (0-0) dejaron dos imágenes calcadas que hablan de la frustración de alguno de los jugadores del Mallorca por la falta de victorias. Los números que está consiguiendo el equipo no están siendo los esperados y el miedo a caer en puestos de descenso aumenta a cada jornada que pasa.

Samú Costa fue el protagonista de dos fotografías similares al término de ambos encuentros. Sentado en el césped, con la mirada perdida y siendo consolado primero por Jaume Costa y luego por Gio González.

El mediocentro portugués, titular indiscutible para Javier Aguirre y uno de los futbolistas de las plantillas más intensos, no pudo ocultar al término de ambos partidos la tristeza por no haber sido capaz el equipo de romper la mala racha y lograr una victoria. 

El Mallorca, que no puede caer en puestos de descenso esta jornada, solo cuenta con un triunfo en once partidos. Los seis empates, estadística que lidera junto al Getafe, le han permitido mantener con un mínimo margen la distancia con los puestos de descenso.

Una cuestión "mental"

El técnico del Mallorca, Javier Aguirre, apuntó a una cuestión mental para explicar los problemas de los suyos. "Confío muchísimo en el equipo. Nos falta el gol y creo que es una cuestión mental porque tengo jugadores que meten golazos en los entrenamientos. Hoy te vas con la sensación de que pudiste ganar, como en otros partidos con una posesión del 60 por ciento y generando ocasiones de gol. Pero te vas dejando puntos en el camino. La situación es la que es y no dejaré que nadie se venga abajo, eso lo controlo yo. El equipo no encuentra el premio, pero hay que seguir. Tuvimos entre diez y doce tiros, nos topamos con el portero, una clara de Muriqi, llegadas de Jaume Costa y Dani Rodríguez... son jugadas en las que esperas más y no hay correlación entre lo que produces y generas y lo que consigues", argumentó.