Primera División

Rotaciones, bajas, salvación y derrota, por Gabriel Forteza

Antonio Sánchez presiona a Lemar, jugador del Atlético de Madrid.

Antonio Sánchez presiona a Lemar, jugador del Atlético de Madrid. / Juan Carlos Hidalgo

Gabriel Forteza

Desde un primer momento tuve la sensación de que el partido del Mallorca en el Metropolitano iba a ser distinto de otros muchos. Para empezar, las bajas eran considerables e importantes solo con poner el ejemplo de Galarreta y Raíllo. 

Además, Aguirre incluyó el descanso de Muriqi y Kang-in Lee, los mejores jugadores de su equipo por aquello del número de partidos en tan pocos días, algo de lo que no soy muy partidario.

El gol de Nastasic desmontó toda esa teoría y el 0-1 me devolvía las buenas sensaciones porque la primera parte del equipo había sido correcta.

Pero claro, tanto das, tanto recibes y con tantos condicionantes, al final te caes.

Curiosamente con los dos mejores jugadores del equipo en el campo, fue cuando el Atlético marcó diferencias y a las bajas y a las rotaciones ya se unió el sentimiento de permanencia que creo que facilitó la derrota.

Felicidades al Atleti que durante sus 120 años de historia ha compartido tantos y tantos jugadores con el Mallorca y ahora a pensar en el Athletic Club con los cuatro citados ya en el once inicial, de lo contrario no entenderé nada.

Ah, y sin Grenier, del que Aguirre prefiere no hablar y con eso ya lo ha hablado todo. Es lo que tiene a veces dar la callada por respuesta.

Suscríbete para seguir leyendo