Albert Luque no es el primer jugador que habiendo defendido la camiseta del Real Mallorca acaba en un cargo directivo nacional relacionado con el fútbol.

Juan José Iriarte, defensa que jugó en Segunda B con los bermellones, fue presidente de la AFE (sindicato de futbolistas) entre 1982, cuando ya pertenecía al Manacor, y 1986.

Luis Rubialesjugó en el fillial y dos partidos de Intertoto– también fue presidente de la AFE (2010-17) y desde 2017 es el presidente de la RFEF.

Luis Gil, que jugó en el filial y llegó a debutar con el primer equipo, fue gerente durante casi seis años de la AFE, integró una candidatura a la RFEF y desde julio de 2017 es Director de Competiciones y oficina del jugador de LaLiga.

Albert Luque es el último futbolista con pasado en el Real Mallorca que alcanza un cargo directivo. Retirado en 2011, en la actualidad es adjunto a la presidencia de la RFEF y a partir de enero será el director deportivo de la selección de fútbol de España.