Fútbol

Take contra el Mallorca

El atacante japonés de la Real Sociedad se medirá mañana a los bermellones por primera vez después de haber defendido su camiseta con irregular rendimiento en las campañas 2019/20 y 2021/22 - Ahora está brillando con los vascos y es indiscutible

Takefusa Kubo, en un fotomontaje en el que aparece como jugador de la Real Sociedad y del Mallorca.

Takefusa Kubo, en un fotomontaje en el que aparece como jugador de la Real Sociedad y del Mallorca. / DM

Sebastià Adrover

Sebastià Adrover

No será un partido más para Takefusa Kubo. El atacante japonés, que está brillando en la Real Sociedad, se medirá mañana por primera vez al Real Mallorca después de haber defendido su camiseta durante dos etapas (2019/2020 y 2021/2022), no siempre con final feliz. A buen seguro que el asiático, de 21 años, no parará de saludar a los que eran sus compañeros antes y después de un encuentro que será especial por muchos motivos justo en su mejor momento desde que llegó a España. 

Take se ha convertido en indiscutible para Imanol Alguacil en un equipo que lucha por meterse en la Liga de Campeones y que está disputando la Liga Europa, un escalón sustancialmente superior que el que le tocó jugar en Son Moix. Ha sido titular en ocho de las nueve jornadas y ya lleva dos goles, el que le dio el triunfo en la jornada inaugural en Cádiz (0-1) y el que anotó en Montilivi frente al Girona (3-5). 

En el Reale Arena todavía no se ha estrenado, por lo que a buen seguro que el mallorquinismo espera que no lo haga en el encuentro de este miércoles. Lo que está claro es que será uno de los grandes peligros de los vascos junto a los Brais Méndez, Sorloth y compañía. Eso sí, si hay defensas que conocen bien las virtudes y defectos del nipón son Raíllo y Valjent, con los que ha coincidido en las dos campañas que ha vestido de rojo y negro.

Take debutó en el fútbol español como jugador cedido por el Real Madrid en Palma. Dejó muy buenas sensaciones en un equipo con poca experiencia en la elite y que no pudo evitar caer a la Segunda División -2.314 minutos/cuatro goles-. A Vicente Moreno le costó darle protagonismo porque consideraba que, aunque viniera de un ‘grande’, estaba verde para darle todo el peso ofensivo. Y eso que era el futbolista que más cobraba de la plantilla, aunque ese curso la mitad del coste corría a cargo del club blanco. 

Apenas tenía dieciocho años y era una estrella en su país, pero la Primera División era otra historia. En la segunda vuelta de aquel curso elevó su nivel y anotó algún gol para el recuerdo, como el de Ipurua frente al Eibar que alimentó las esperanzas de permanencia (1-2). Pero con la llegada de la pandemia aquel Mallorca se diluyó y acabó en Segunda.

En la temporada 2020/21 se marchó en préstamo al Villarreal -302 minutos- y Getafe -799-, pero su rendimiento estuvo muy lejos del esperado. Por eso decidió en la campaña anterior regresar a la isla, donde había sido feliz a pesar de la decepción deportiva. 

Con Luis García Plaza en el banquillo, que había devuelto al equipo a la elite, Take quiso dar un salto de calidad, pero se quedó a medias. Marcó un memorable tanto al Atlético de Madrid en el Wanda en el último suspiro (1-2), pero era demasiado irregular en sus actuaciones. Por eso, sobre todo tras la llegada de Javier Aguirre, perdió presencia y cerró el curso con 1.609 minutos, con diecisiete partidos como titular, pero al menos dejó al Mallorca entre los mejores.

La Real Sociedad sorprendió con su contratación porque no había triunfado. Pagó seis millones de euros y el Real Madrid solo se guarda una opción preferencial hasta 2027. Y da la impresión de que Alguacil ha dado con la tecla para que Take sea importante con su indiscutible talento. «Yo tampoco puedo explicar muy bien lo que me está pasando. Lo que sí me acuerdo es, en pretemporada, en los hoteles en los que estuve, pensar que igual no tenía otra, que esta podía ser mi última oportunidad para dar el salto como futbolista y, de momento, creo que estoy cumpliendo con lo que la gente espera de mí», confesó con su habitual humildad hace unas semanas. 

El internacional tiene una conducción rápida con el balón, se asocia muy bien con sus compañeros, arma muy rápido la pierna del disparo y posee un sensacional regate, por lo que el Mallorca deberá estar muy pendiente para minimizar sus habilidades.

Suscríbete para seguir leyendo