Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

Toma, que yo te espero, por Gabriel Forteza

Galarreta, en el suelo tras un encontronazo con Ramazani. MANU MIELNIEZUK

Primera victoria en casa; Maffeo sobresaliente marcando y salvando; Dani Rodríguez suplente con Baba; Grenier titular y Battaglia KO; Muriqi no toca bola; Kang-in Lee en su línea intervencionista; etcétera, etcétera.

Hasta ahí todo correcto, más o menos. Lo que no me parece tan correcto, y es solo una opinión, es entregar tan pronto el balón al contrario.

Desde el minuto uno de la segunda parte, el equipo de Aguirre le entregó el balón al contrario y eso es correr un riesgo innecesario. Es cierto que tienes ventaja en el marcador pero es conceder demasiado tiempo y demasiadas oportunidades a un contrario que, por fortuna, no es un dechado en ataque, pero regalar el balón tan pronto puede propiciar un error en defensa como el que cometió Valjent en una cesión atrás, o puede provocar un mano a mano, o un penalti inesperado, o cualquier barbaridad que te estropea el resultado y deja en ridículo el planteamiento como casi sucedió en la última jugada. 

Al final no pasó nada, pero me parece un riesgo innecesario regalar el balón con un mínimo 1-0 a favor. Dicho queda. 

Ahora llega un parón en la competición, el tiempo suficiente para pensar en no entregarle el balón al Barcelona en la próxima cita; otra cosa es que te lo quite, pero no a cuenta de regalárselo. Espero.

Compartir el artículo

stats