Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

De los penaltis a los eslaloms, por Gabriel Forteza

Raíllo intenta evitar el disparo de Rodrugo, que acabaría en gol. SUSANA VERA

Hasta la fecha contabilizábamos los goles recibidos por el Mallorca solo desde el punto de penalti en lo que va de ejercicio, en pretemporada y en Liga. No había manera de marcarle gol al Mallorca en jugada.

Pues eso se acabó. Visto lo visto en el Bernabéu, el Mallorca ya no encaja de penalti, ahora lo hace de eslalom.

Basta ver los metros recorridos por Valverde en uno de ellos y por Rodrigo en otro. Ambos se recorrieron el césped a su antojo con el balón controlado y sin oposición de nadie. Ni una falta, ni un agarrón, ni tan siquiera ‘correr pegados’, casi como la canción, para dificultar la jugada y que no fuera tan fácil marcar para el adversario.

Demasiada contemplación cuando todo había empezado con el gol de Muriqi, firma del kosovar, a una de sus acciones predilectas, el remate de cabeza.

Con el 0-1 llegó el empate antes del descanso y a partir de ahí nada más. Bueno sí, la oportunidad perdida por Antonio Sánchez cuando era más fácil rematar dentro que fuera, otro aspecto diferencial.

El próximo examen será contra el Almería y el siguiente...contra el Barça, esperando que sea con menos actitud contemplativa. Por un momento, me pareció ver el 6-1 de hace un año, aquel partido contemplativo por excelencia.

Compartir el artículo

stats