Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Real Madrid-Real Mallorca: Un final feo que mancha una buena imagen

Los bermellones compiten dignamente durante 73 minutos ante el vigente campeón en un partido que empezaron ganando gracias a un gran cabezazo de Muriqi y que empató Valverde, pero que acabaron tirando por la borda en el último tramo tras el gol de Vinicius - Rodrygo y Rüdiger abultaron el marcador en el descuento, ya con los rojillos despistados (4-1)

40

LaLiga Santander: Real Madrid - Mallorca

«Noventa minuti en el Bernabéu son molto longos». Esta famosa frase del mítico delantero del Real Madrid Juanito, dirigida a un jugador del Inter tras un partido en Milan en el que habían perdido, se puede aplicar a lo que sucedió ayer al Mallorca en el estadio de los blancos. Y efectivamente se le hizo muy largo, demasiado, con el agravante de que el final fue feo, incluso grosero, desluciendo el hecho de haber dado la talla durante setenta y tres minutos. Este 4-1 es tan duro de asimilar como abultado, pero no debe engañar. Los bermellones compitieron muy bien ante el vigente campeón de Liga y de la Champions League, pero en el último tramo se descompusieron de la peor manera encajando dos tantos en el descuento. Antes Muriqi les había adelantado y les había llenado de esperanzas, pero los tantos de Valverde, en el último suspiro de la primera parte, y el de Vinicius, a mediados de la segunda, les tumbó. 

Es la primera derrota como visitante, tras el empate en San Mamés (0-0) y el triunfo en Vallecas (0-2), pero es evidente que este equipo hace cosas bien lejos de Son Moix. Al menos puede tener el orgullo, aunque no sirva de mucho, de habérselo puesto muy difícil a los de Ancelotti durante más de una hora.

Eso sí, fue un pecado que en el último segundo del descuento de la primera parte el Mallorca tirara por la borda todo el trabajo. Eso lo cambió todo. Cuando se frotaba las manos por haberse puesto por delante y haber aguantado las ofensivas del todopoderoso rival, Valverde realizó una de esas jugadas que dan la vuelta al mundo, de las que se repiten en los informativos y aparecen en las redes sociales. Y precisamente no es para sacar pecho porque es indiscutible la calidad del uruguayo, pero no puede ser que recorriera cincuenta y dos metros sin oposición y que se plantara ante Rajkovic de esa manera. Fue un zurdazo gran calibre, un golazo, por supuesto, pero se produjo una falta de intensidad inexplicable en un grupo que lo estaba bordando. Kang In Lee, Battaglia, Raíllo o el que fuera deberían haberle parado en falta, pero decidieron defender con la mirada y la consecuencia es que el Real Madrid empató. 

Fue una pena porque en los cuarenta y cinco minutos iniciales los bermellones habían cumplido con sobresaliente el manual de Aguirre. De hecho, a los treinta segundos Muriqi ya dispuso de una gran oportunidad con una volea, tras sortear a Rüdiger, que Courtois repelió como pudo. Kang In Lee, ya en el rechace, no remató en condiciones. No obstante, fue una forma de avisar a un adversario que no encontraba espacios con facilidad. Tratar de frenar a los merengues en su estadio es una osadía, pero había que intentarlo. Kroos, con varios disparos desde la frontal, Ceballos e incluso Rodrygo, lo probaron, pero siempre se toparon con un bien ubicado Rajkovic o el balón se marchó desviado. 

Sistema de 5-4-1

El Mallorca siguió resistiendo, con un clarísimo sistema de 5-4-1 y tratando de salir a la contra cuando pudiera, con un Galarreta, ayer titular al igual que Nastasic, que le daba cierta dinamismo en las pocas ocasiones que tenía la pelota. Hasta que llegó la sorpresa. O el premio. O las dos cosas. Kang In Lee lanzó de forma magistral una falta y Muriqi, infalible, cabeceó superando la marca de Rudiger en el segundo palo para batir a Courtois. Un sensacional tanto que desató la locura en los trescientos mallorquinistas que estaban en el cuarto anfiteatro. Ese 0-1 en el minuto 34 era ideal, pero quedaba mucho por delante. Vinicius protagonizó una buena acción, pero el tiro se fue alto. Y cuando parecía que estaba todo listo para irse al descanso, llegó el gol de Valverde que obligó a volver a empezar en la reanudación.

La dinámica, como era de esperar, no cambió demasiado en la segunda mitad. Con el Real Madrid volcado y los rojillos un poco más retrasados juntando líneas. Baba, Grenier y Antonio Sánchez entraron para dotar de más frescura al centro del campo, aunque Ancelotti también introdujo a Modric, palabras mayores. Precisamente Baba empezó entonado, cortando balones peligrosos, pero todo apuntaba a que el encuentro se le haría eterno al Mallorca. Y así fue. Lucas Vázquez metió un buen susto con un disparo desde la frontal que se fue alto, pero todavía fue mayor el de los locales el que se provocó en el minuto 63. Grenier le cedió un gran pase de la muerte a Antonio Sánchez en el interior del área, pero el canterano llegó precipitado y remató de forma defectuosa. Fue una clarísima ocasión que enmudeció al Bernabéu, una de esas que no se pueden fallar. Sin embargo, también era un buen síntoma de que el equipo estaba vivo. 

Hasta que Rodrygo y Vinicius decidieron marcar las diferencias. El primero le asistió al segundo, que con un simple toque con la punta de la bota dejó atrás a Valjent y batió a Rajkovic con la zurda. Quedaban diecisiete minutos para el noventa y daba la impresión que el Mallorca iba a morir en la orilla y que no se llevaría nada de Madrid, más allá de una buena dosis de autoestima. Aguirre dio entrada a Lago y Abdón por Kang In Lee y Muriqi, pero ya no había gasolina. 

Solo se animó por culpa de la tensión entre ambos equipos que el colegiado resolvió con amarillas por las provocaciones de Vinicius, tan buen jugador como maleducado. Y ya cuando todo el pescado estaba vendido, Rodrygo se sacó de la chistera una gran acción, sorteando a Raíllo, para marcar. Y después Rüdiger, absolutamente solo y parece que en fuera de juego, auque el VAR no intervino, anotó a placer. Un mal final para un encuentro más que digno de los bermellones.

---

Real Madrid: Courtois, Lucas Vázquez (Carvajal, min. 71), Alaba, Rudiger, Mendy (Nacho, min. 58), Ceballos (Camavinga, min. 68), Valverde, Kroos, Vinicius, Rodrygo y Hazard (Modric, min.58).

Real Mallorca: Rajkovic, Maffeo, Raíllo, Valjent, Nastasic, Jaume Costa, Battaglia (Baba, min.52), Galarreta (Galarreta, min.58), Dani Rodríguez (Grenier, min. 58), Kang In Lee (Kang In Lee, min.75) y Muriqi (Abdón, min.75).

Goles: 0-1: Muriqi bate de cabeza a Courtois tras un saque de falta (min.34); 1-1, Valverde, de jugada personal (min.45+3); 2-1: Vinicius, tras un pase de Rodrygo (min.73); 3-1: Rodrygo, tras superar a Raíllo, marca a placer (min.89); 4-1: Rudiger anota a placer (min.92)

Árbitro: Figueroa Vázquez (comité andaluz). 

T. amarillas: Nastasic (min.15), Mendy (min.24), Valverde (min.34), Raíllo (min.39); Alaba (min.81), Valjent (min.85), Antonio (min.85) 

T. rojas: No mostró.

Compartir el artículo

stats