Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Un empate sin goles y sin balón, por Gabriel Forteza

Dani Rodríguez, ayer ante el Athletic.

Ya sé que es la primera jornada, ya sé que el equipo se está haciendo y ya sé que faltan mimbres por llegar para completar el cuadro.

Dicho esto, al Mallorca del 15 de agosto de 2023 se le reconoce por dos motivos muy concretos: trabaja a destajo sin balón y es inofensivo con él, por lo que si atacas poco o menos y defiendes bien el resultado lógico es el obtenido en San Mamés, cosa que ni es poca ni es mala.

En mis apuntes contabilizo una volea de Maffeo que va fuera y un gran remate de cabeza de Kang-in Lee que para Unai.

Del otro lado tengo dos postes y la actuación estelar de Rajkovic que confirma lo que de él se esperaba, al margen de la sucesión de llegadas, remates y agobio por momentos dentro del área mallorquinista.

Dicho todo esto, habrá que seguir fichando, conjuntando, defendiendo y quizá, rematando un poco más para no quedarse solo con el 0-0, que en según qué casos, como este, no está mal.

Pero repito, ni el cesto está completo ni este partido es una muestra de todo lo que está por venir, tanto como 37 partidos más con sus circunstancias propias, y ajenas.

El próximo en el cartel será el Betis, en un Son Moix (Visit Mallorca Estadi por 1’8) que también está como el equipo, remodelándose.

Compartir el artículo

stats