Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

El Mallorca tiene un problema menos

El conjunto bermellón se desprende de Matthew Hoppe, que es vendido al Middlesbrough por casi 3 millones de euros, y ahora busca salida a Mboula y Alegría, los dos descartes de Aguirre

Hoppe, durante un entrenamiento este verano en la Ciudad Deportiva. RCDM

El Real Mallorca se ha despojado de uno de los problemas que arrastraba en el último mes. El delantero estadounidense Matthew Hoppe se convertirá en las próximas horas en nuevo futbolista del Middlesbrough inglés. El jugador paseaba ayer por las calles de la ciudad británica, tras pasar el correspondiente reconocimiento médico, y ahora solo falta que el club lo anuncie de manera oficial. La entidad mallorquinista ha ingresado por la venta del jugador una cantidad cercana a los tres millones de euros, montante con el que recupera gran parte de la inversión que realizó el pasado verano .

Con la venta de Hoppe, la dirección deportiva hace hueco en un plantel en el que todavía sobran, al menos, dos piezas, y faltan varios refuerzos. Jordi Mboula y Álex Alegría deben ser los próximos en salir, mientras que la prioridad en las llegadas son las de un defensa central, un extremo y un delantero.

Pese a que el técnico del Mallorca, Javier Aguirre, decidió viajar a Austria con todos los jugadores disponibles, desde un primer momento el mexicano señaló la puerta de salida a tres de los integrantes. Hoppe, Mboula y Alegría tan solo dispusieron de algunos minutos en el primer amistoso del conjunto bermellón frente al Kraków, pero a partir de ahí Aguirre decidió prescindir prácticamente de ellos. Ya no viajaron a Italia para medirse al Nápoles, ni tampoco fueron convocados para afrontar el último encuentro de la pretemporada ante la UD Ibiza.

Tras la salida de Hoppe, el siguiente en partir parece que será Jordi Mboula. El extremo catalán despertó el interés de algunos equipos de la liga portuguesa en los primeros días de mercado, competición donde jugó cedido el año pasado media temporada, pero en los últimos días todo apunta a que el destino del futbolista es la Segunda División española. El Tenerife es uno de los conjuntos más interesados.

Más problemas se está encontrando la secretaría técnica del Mallorca para buscarle un equipo a Álex Alegría, el otro jugador del plantel que se ha quedado sin dorsal. El futbolista de Plasencia, que cobra un millón de euros por temporada, aterrizó en la isla en el verano de 2019, firmando un contrato de cinco años. El delantero, cedido al Burgos el pasado curso, no anotó un solo tanto en toda la temporada. Su cartel no enamora y menos lo hace su costosa ficha.

La única realidad es que el fin del mercado apremia y la secretaría técnica tiene todavía demasiados frentes abiertos. Una de las intenciones de la entidad, en un principio, también era la de buscar un revulsivo en el lateral izquierdo, pero parece que finalmente Cufré ha convencido a Aguirre y el futbolista argentino lucirá el dorsal 3 en la espalda.

Las prioridades en el capítulo de fichajes son ahora mismo tres. El director deportivo Pablo Ortells rastrea el mercado en busca de un central de garantías, un extremo y un delantero que pueda acompañar a Muriqi en la punta de ataque. A falta de 22 días para que se cierre la ventana estival, el máximo responsable de la secretaría técnica confía en los movimientos que puedan producirse en los últimos días del mercado para acabar de confeccionar la plantilla. 

Compartir el artículo

stats