Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Real Mallorca: Sufriendo hasta el último segundo

36

Osasuna-RCD Mallorca: Las fotos de la alegría desatada de los jugadores del Mallorca al conseguir la permanencia LOF/EFE

El Mallorca selló ayer ante el Osasuna la permanencia en Primera División. La victoria ante el conjunto navarro por 0-2 restó importancia a lo que sucediera en el Alavés-Cádiz, que también se ha salvado a costa del Granada. Se pone así punto y final a una temporada de enorme sufrimiento, excesivo en lo que podría haber sido un curso más tranquilo. Sobre todo una segunda vuelta en la que el equipo se vino estrepitosamente abajo, con seis derrotas consecutivas que propiciaron la destitución de Luis García. Su sustituto, Javier Aguirre, ha sido la solución, con siete puntos de nueve en las tres últimas jornadas que ha otorgado la permanencia. 

Y eso que la temporada del regreso a Primera no pudo empezar mejor, con siete puntos en las tres primeras jornadas. Todo pintaba color de rosa, pero los problemas empezaron a llegar. La primera derrota llegó en la cuarta jornada, en San Mamés. Tras empatar sin goles en casa ante el Villarreal llegó el primer tortazo serio. No por ser el rival el Real Madrid, el 6-1 encajado en el Bernabéu dolió menos. Con la defensa en cuadro, Luis García apostó como central por el jugador del filial Gayà, que a los dos minutos, tras un resbalón, vio cómo Benzema marcaba el primero de los seis goles, tres de ellos de Marco Asensio. El Mallorca no encajaba media docena de goles en Primera desde el 7-0 ante el Atlético de Madrid en 1988.

La goleada dejó tocado al equipo, que a la semana siguiente, en el debut de Greif en la portería, encajaba un doloroso 2-3 ante Osasuna. El equipo llevaba un punto de doce y se empezaban a encender todas las alarmas. La racha negativa se rompió el 2 de octubre con la mínima victoria ante el Levante (1-0).

34

Osasuna-RCD Mallorca: Las mejores fotos del partido decisivo Efe/Lof

Las dos siguientes jornadas hicieron mucho daño en el vestuario por la forma en que se dejaron escapar los puntos. Ante la Real Sociedad en Anoeta ya se saboreaba el empate cuando, en el minuto 90, Lobete batió a un desafortunado Reina. Pero uno de los partidos que más mal recuerdo ha dejado fue el empate a dos en Mestalla. El Mallorca ganaba 0-2 en el minuto 93, pero incomprensiblemente se dejó empatar en el 97. En un octubre nefasto, algo similar ocurrió a la jornada siguiente en Cádiz. Con 0-1, Sastre, que acababa de entrar, cometió en el minuto 92 un penalti de libro que supuso la pérdida de dos puntos. Ante el Elche se salvaron los muebles gracias a un gol de Maffeo en el minuto 95 (2-2).

El 4 de diciembre llegó posiblemente la mayor alegría de la temporada, por inesperada, la victoria en el Wanda (1-2). Russo y Kubo dieron la vuelta al marcador en los instantes finales. Se había puesto fin a una nefasta racha de dos meses sin ganar. Parecía que tenía que ser un punto de inflexión en la trayectoria del equipo, pero lamentablemente no fue así. Antes de las vacaciones de Navidad el equipo encajó una dura derrota en Granada (4-1) con tres goles del veteranísimo (39 años) Jorge Molina. El equipo no levantaba cabeza. Era víctima de su fragilidad en defensa y de sus problemas para marcar. El equipo empezó el año con una mínima derrota ante el peor Barcelona en muchos años. Xavi se presentó en Palma con un equipo plagado de jugadores del filial y aún así se llevó los tres puntos.

30

Uno a uno del Real Mallorca: Radiografía de la plantilla al final de la temporada 2021-2022 Miguel Chacártegui

El equipo pareció tocar fondo en la última jornada de la primera vuelta al caer ante el colista Levante por 2-0, en la primera victoria de la temporada de los valencianos. Un partido que también será recordado por el debut de Leo Román y porque Oliván falló un penalti con 1-0. 

La esperanza renació en las dos siguientes jornadas, con victorias, agónicas ambas, ante el Cádiz (2-1) y Athletic (3-2), situándose el equipo a seis puntos del descenso. Ante los gaditanos, el 5 de febrero, se ganó gracias a dos penaltis transformados por Salva Sevilla y Muriqi, que debutaba junto a Sergio Rico. La victoria ante los vascos, el 14 de febrero, iba a ser la última hasta el 9 de abril, cuando se ganó al Atlético de Madrid con un penalti transformado por Muriqi. Entre medias, siete derrotas. La encajada ante el equipo de Moreno, la sexta consecutiva, supuso la destitución de Luis García el 22 de marzo. El entrenador del ascenso dejaba el club un año, siete meses y dieciséis días después. 

Aguirre no pudo evitar la séptima derrota consecutiva en su debut en Getafe. El equipo no perdía siete partidos seguidos en Primera desde 1991. Tras la victoria ante el Atlético, el equipo volvió a ser un coladero en Elche. Sergio Rico empezaba a estar cuestionado. Las aguas se calmaron con la victoria ante el Alavés (2-1). Y llegó la goleada ante el Granada, 2-6. En Sevilla, en el regreso de Reina 129 días después, se logró un punto. Abdón llegó a tiempo ante el Rayo y en El Sadar se firmó la salvación.

Compartir el artículo

stats