Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

Final por la salvación: La historia favorece al Real Mallorca

Los bermellones han llegado cinco veces a la última jornada de Liga dependiendo de sí mismos para salvarse y en todas ellas lo han conseguido -Tan solo en dos ocasiones han perdido la categoría al jugar el último partido mirando hacia otros campos

Luque celebra el gol que le dio la permanencia al Mallorca en la temporada 2000/01. B. RAMON

Jugarse toda la temporada en noventa minutos no es sencillo. Mantenerse en Primera o descender a Segunda se decide en un duelo de infarto. Nervios y tensión se meten de lleno en un partido que señala el camino a plazo corto del Mallorca, que se la juega en Pamplona ante Osasuna. Pero lo hará, al menos desde el pitido inicial, como equipo de la máxima categoría. Y eso ya es tener la mitad del camino recorrido. Depender de sí mismo para salvarse es un preciado bien que los de Aguirre lograron al vencer al Rayo la pasada jornada. Y la historia dice que los bermellones en Primera siempre han salido victoriosos cuando la permanencia ha estado en sus manos y no en las de otros. 

Cinco veces a lo largo de su trayectoria en la elite el Mallorca ha llegado a la fatídica última jornada del campeonato dependiendo de sí mismo y en todas ellas ha salvado la papeleta. Solo en una de ellas lo logró por sus propios medios, al derrotar al Valladolid en casa (2-1). Otros cursos un empate o incluso derrotas, unidos a fallos de sus rivales, también le valieron para mantener la categoría. 

La primera ocasión se dio en la temporada 1961/62, la segunda en la historia del club en Primera, el Mallorca llegó a la última jornada con 27 puntos –el sistema de tres por victoria no se implantó hasta el curso 1995/96– empatado con Osasuna y Betis, uno más que el Racing y dos más que Espanyol y Oviedo, que ocupaban plazas de promoción. Los bermellones cayeron contra el conjunto carbayón 1-0, pero los pericos empataron contra el Betis (3-3) y el Racing cayó goleado en Barcelona (8-0), por lo que salvaron la categoría. 

Treinta años después, en la campaña 1990/91, el Mallorca se presentó al último partido con 33 puntos, igualado con el Zaragoza y uno más que el Espanyol, que era el equipo que ocupaba la última plaza disponible para el descenso. El conjunto catalán cumplió con su parte y venció 3-1 al Atlético, mientras que el Mallorca empató a cero en Atocha ante la Real. Sin embargo, el Cádiz, rival actualmente por la permanencia, hizo un favor a los bermellones al derrotar al Zaragoza, enviando al conjunto maño a Segunda y permitiendo que el Mallorca mantuviese la categoría. 

Las siguientes tres veces que se ha salvado en la jornada 38 ya se han dado en el siglo XXI y en todas ellas dependía de su propio resultado. En el curso 2001/02 llegó con 40 puntos, por los 39 de Las Palmas y los 38 del Tenerife. Es la única ocasión de las cinco en las que ganó su partido al remontar en un partido histórico al Valladolid con goles de Ibagaza y Luque. 

Pereyra celebra el gol que certificó la permanencia del Mallorca en 2005. EFE

La temporada 2004/05 siempre pasará al recuerdo por la remontada espectacular a un Levante que le aventajaba en cuatro puntos más el golaverage a falta de cuatro jornadas y cuyo presidente dijo una frase que sería lapidaria: «Lo siento mucho por mi amigo Mateu Alemany, pero el Mallorca ya es equipo de Segunda». En la jornada 38, los bermellones llegaron con 38 puntos y los granotas con 37. Un gol de Guille Pereyra en el 88 hizo estallar a un Son Moix a reventar y certificó la salvación al empatar ante el Betis. Un tanto que, por otra parte, no hacía falta al caer el Levante 4-1 ante el Villarreal. 

Rubén, en el banquillo, con las manos en la cabeza en el Mallorca-Atlético (3-4) EFE

La última ocasión todavía hiela la sangre a los aficionados del Mallorca. En el curso 2010/11, el Mallorca dependía de sí mismo, pero perdió ante el Atlético en casa (3-4), aunque se acabó salvando porque el Valencia derrotó al Deportivo (0-2), que fue el que acabó bajando. 

La historia ha sonreído al Mallorca en Primera cuando la permanencia pasaba primero por su resultado, pero no así cuando ha llegado esperando favores en otros campos. En el curso 1962/63, llegaron Deportivo (23 puntos), Mallorca (24), Córdoba (25) y Sevilla (26), intentando escapar de las dos plazas que llevaban a disputar la promoción. Todos cumplieron ganando sus partidos, llevando a los bermellones a jugar la promoción ante el Espanyol que acabarían perdiendo. En la 65/66 hasta cinco equipos peleaban por escapar del descenso. El Mallorca cayó goleado ante el Real Madrid (5-1) y acabó descendiendo de manera directa. 

Jugarse la vida en solo una jornada es una lotería, pero la historia apuesta por el Mallorca y ahora está en manos de los pupilos de Javier Aguirre el seguir engrosando la estadística. 

Compartir el artículo

stats