Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91

Tenía que ser Abdón, el hombre milagro del Mallorca

El artanenc, el jugador de la plantilla que más siente el escudo, vuelve a ser decisivo con un gol en el minuto 91 que arregla un mal partido y deja con vida al equipo

Abdón celebra con su gesto característico el gol de la victoria ante el Rayo que puede valer la permanencia. MALLORCA-RAYO VALLECANO. MANU MIELNIEZUK, MALLORCA-RAYO VALLECANO. MANU MIELNIEZUK

Si alguien merecía marcar el gol que mantiene con vida al Mallorca ante la última jornada es Abdón Prats, el jugador de la plantilla que más siente el escudo, con diferencia. Autor del gol del ascenso a Primera ante el Deportivo, ayer firmó otra diana que puede pasar a la historia del club, que puede valer una permanencia vital para la entidad para consolidarse en la elite y seguir creciendo. Chico humilde, aceptando en todo momento su situación, con muchos, quizá demasiados, minutos en el banquillo, el delantero de Artà entró a quince minutos del final y llegó a tiempo para dar alegría y esperanza a toda una isla. Tenía que ser él, el hombre milagro del Mallorca, un futbolista especial que merece más que nadie ser el actor principal de la salvación.

El baloncesto mallorquín pasa a la irrelevancia.

El descenso del Palmer Alma Mediterránea Palma, el Bahía San Agustín de toda la vida, a la LEB Plata, la tercera categoría del baloncesto español, es una pésima noticia para el deporte de la canasta en Mallorca. Si con el equipo en LEB Oro, con un proyecto muy lejos de ser ambicioso, la expectación que ha levantado entre los aficionados ha sido mínima -basta detenerse en el ínfimo número de espectadores que acudían a cada partido en el Palau-, en la nueva categoría desaparecerá definitivamente del mapa baloncestístico a la espera de tiempos mejores. El gran sueño del baloncesto mallorquín es y ha sido la ACB, un objetivo ahora más inalcanzable que nunca. Alguna vez ha estado cerca, la última en la etapa de Gabriel Subías, el peso pesado de B The Travel Brand Mallorca, que unió sus fuerzas con Guillem Boscana, uno de los fundadores del Bahía San Agustín, con el lema ‘El somni d’una illa’. Pero el sueño se desvaneció demasiado pronto, hasta que se hicieron públicas las diferencias entre dos modelos de gestionar una entidad, una empresa, que en definitiva es lo que es el club fundado en s’Arenal hace más de cuatro décadas. El dirigente turístico, un enamorado del baloncesto, era partidario de profesionalizar la estructura del club; el presidente se decantaba por un modelo más modesto y, por lo tanto, menos ambicioso. Y tanto recato ha dado con los huesos de la sociedad donde nunca debería haber caído. Han jugado con fuego y se han quemado, por muchos parches que le han puesto en la segunda vuelta. Con este descenso el baloncesto de elite en Mallorca está herido de muerte. Costará reanimar al moribundo. Habrá que empezar de cero.  

El Palmer Palma ha jugado con fuego y se ha acabado quemando por la falta de ambición del club

decoration

Las dudas de Nadal.

La lesión crónica que padece en su pie izquierdo, que le mermó de forma decisiva en su partido ante el canadiense Dennis Shapovalov en el torneo de Roma, ha vuelto a sumir a Nadal en la incertidumbre, en las dudas, no solo para el inminente inicio de Roland Garros, sino para su futuro. Con esta lesión en el escafoide cada partido del mallorquín es una lotería, sabiendo que en cualquier momento puede quedar inhabilitado para jugar. Tras el mejor inicio de año de su carrera, con tres títulos, entre ellos el Abierto de Australia, primero la fisura en una costilla y ahora el eterno problema en el pie, el objetivo del campeón de Manacor es ir día a día y confiar en que, si está sano, puede conseguir lo que se proponga. 

Compartir el artículo

stats