Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

La rebelión de Abdón y Muriqi en el Real Mallorca

El delantero artanenc, con dos tantos en lo que va de curso, y el punta kosovar, con cuatro dianas, se complementan a la perfección en el triunfo de su equipo frente al Alavés

La rebelión de Abdón y Muriqi RCDM

Apenas habían coincidido 80 minutos sobre el verde. La dictadura de Vedat Muriqi, impuesta desde su llegada a la isla, había desplazado a Abdón Prats a un tercer o incluso un cuarto plano. Si con Luis García el de Artà ya había dado un paso atrás, con Javier Aguirre tan siquiera se había estrenado. Sin embargo, el ‘Vasco’ sorprendió en la previa del partido frente al Alavés con un once atrevido y entregó las riendas del ataque al punta mallorquín y al delantero kosovar, una dupla insólita hasta la fecha y un plan que, visto lo visto, salió a la perfección.

Diez minutos fue el tiempo que tardó el ‘9’ del Real Mallorca en inaugurar el marcador frente al conjunto vasco. Precisamente en el primer balón que tocaba, Abdón recogió un centro-chut de Maffeo al borde del área y de espuela, con un movimiento extraño, colocó la pelota a la escuadra de la portería defendida por Pacheco. Vibró el artanenc e hizo estallar a la afición. Era su primer gol en la máxima categoría ante su gente y además este llegaba en el momento más importante, el de la necesidad.

Al filo del descanso fue Muriqi quien desató la locura en Son Moix. El gigante kosovar, cedido por la Lazio en el mercado invernal, recibió una pelota en el interior del área y de espaldas a la portería. Se revolvió el punta bermellón, logró zafarse de los rivales y definió al palo largo para poner el 2 a 0 en el luminoso. Era su cuarta diana del curso, la que le coloca como pichichi del equipo, igualado con Salva Sevilla.

Muriqi se abrazó a Abdón en la celebración del artanenc, y Abdón se abrazó a Muriqi en el festejo del kosovar. Ambos goles fueron de vital importancia para que el Real Mallorca sumara un triunfo importantísimo frente a un Alavés que ahora ya solo se agarra a un milagro para creer en la permanencia.

El punta mallorquín y el delantero kosovar, que hasta la fecha solo habían coincidido en tres partidos sobre el verde (13 minutos ante al Valencia, 22 frente al Real Madrid y 44 ante el Espanyol), lograron complementarse estupendamente. El primero luchando cada balón de manera insaciable. Quizás sin el tino que exige la Primera División, pero sobrado de carisma y entrega. El segundo con un impacto brutal en el juego de su equipo y, sobre todo, en la clasificación. Hasta la fecha, en doce partidos, ha anotado cuatro tantos, ha dado una asistencia y ha reportado un total de seis puntos.

Ambos tienen el mejor bagaje de goles anotados por minuto del equipo. Manejan las mismas cifras. Abdón ha firmado dos dianas en 536 minutos, lo que significa que necesita 268 para anotar un tanto. Ese mismo tiempo es el que ha precisado Muriqi para meter cada uno de sus cuatro goles. Un bagaje que mejora, y mucho, a las cifras que manejan los otros tres puntas del equipo bermellón. En 821 minutos, Fer Niño ha celebrado dos tantos (un gol cada 410 minutos). En 1227, Ángel Rodríguez ha anotado tres (un gol cada 409 minutos). Luego está Matthew Hoppe, de quien curiosamente se olvidó Javier Aguirre al citar a los atacantes del Real Mallorca. El estadounidense ha disputado hasta la fecha 115 minutos. No ha anotado ni un solo gol.

Compartir el artículo

stats