Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Los diez retos de Javier Aguirre en el Mallorca

Romper la racha de seis derrotas, cerrar la portería, definir en ataque, recuperar la autoestima y elevar el rendimiento de jugadores clave son algunos de los desafíos que afronta el nuevo técnico bermellón

Javier Aguirre, durante un entrenamiento en Son Moix.

Javier Aguirre tiene claro el desafío que tiene por delante. Solo dispone de nueve jornadas para firmar la permanencia del Mallorca en Primera y es consciente de que es lo único importante. Para lograrlo debe conseguir una mejora sustancial del equipo en diversos factores para que su competitividad se traduzca en puntos. Estos son los diez retos que tiene sobre la mesa el experimentado entrenador mexicano.

1.Poner candado a la portería tras ser el segundo más goleado.

 Es una prioridad encajar menos. Suena a tópico, pero es que el Mallorca tiene un problema de debilidad defensiva que le condiciona de forma decisiva a la hora de ganar partidos. Es el segundo más goleado, con la friolera de cuarenta y nueve tantos, por lo que no hay debate en que el primer punto que debe resolver el nuevo preparador es este. Está por ver si mantiene a Sergio Rico en la portería, que no está rindiendo al nivel que se esperaba, ni mucho menos. Llegó en enero por las dudas que despertó Manolo Reina, la lesión de Greif y la poca experiencia de Leo Román, pero el andaluz no transmite seguridad. Eso sí, el problema va mucho más allá del cancerbero elegido porque el equipo debe conceder mucho menos y minimizar sus errores para tener opciones de éxito.

2.Puntuar para salir del descenso lo antes posible.

 Un equipo que lleva diez derrotas en sus últimos doce encuentros tiene una necesidad urgente de puntuar. Sumar triunfos, y hasta empates, es lo único que vale si quiere salir de una zona de descenso a la que acaba de llegar y que debería abandonar lo antes posible. No es el momento de lamentos por haber llegado a esta situación después de haber gozado de un colchón durante la mayor parte del curso, aunque también debe tratar de alejar la ansiedad que genera verse en uno de los tres últimos puestos de la clasificación. Seis derrotas seguidas hacen mucho daño.

3. Mejorar la autoestima de un grupo tocado por su mala racha.

Javier Aguirre tiene claro que el factor anímico es clave para que el equipo vuelva a ofrecer su mejor versión. Es un técnico que tiene fama de conectar con el futbolista con un lenguaje cercano y directo, sin eufemismos. «Les voy a decir la verdad, a un jugador no le puedes mentir», dijo en su primera comparecencia ‘el Vasco’, que utilizó la expresión «poner el animómetro en el vestuario» para detectar el estado de ánimo que reina en Son Bibiloni. Luis García ya dijo en su adiós que su relevo no se encontraría un grupo hundido, pero lo cierto es que los buenos resultados deben llegar para elevar la autoestima y alimentar las esperanzas de salvación. Aguirre debe dotar de confianza a un equipo que necesita creer que está en el camino correcto.

4. Relanzar el efecto Muriqi en el ataque.

El Mallorca debe aprovechar como sea a Muriqi. Su llegada ilusionó al mallorquinismo porque en sus primeras actuaciones demostró que mejoraba lo que había en la plantilla, más allá de los dos goles anotados y sus asistencias. Sin embargo, en las últimas semanas su influencia se diluyó y el equipo lo acusó mucho, un aspecto que debe recuperar Aguirre. El delantero se antoja ideal para el estilo del mexicano, que apuesta por menos elaboración en el juego para actuar de forma más vertical. El kosovar ya ha demostrado que es muy bueno rematando, ayudado por sus 1.94 metros de altura, pero también combinando con sus compañeros en el área pequeña. Su capacidad para definir debe ser diferencial, aunque debe estar arropado por otros jugadores ofensivos que le surtan de buenos balones que generen oportunidades.

5.Conseguir la mejor versión de Take Kubo

Regresó al Mallorca para marcar las diferencias y la realidad es que solo lo ha hecho a cuentagotas. Hay que exigirle mucho más al cedido por el Real Madrid, uno de los que más cobra de la plantilla y que aspira a tener hueco en el Bernabéu. Para eso debe mejorar de forma considerable su versión, mostrándose más atrevido y resolutivo cuando llega a los metros decisivos. El japonés, ya sea actuando en la banda o por detrás del punta, debe reclamar más protagonismo porque tiene capacidad para hacer daño con su talento y velocidad con el balón. Dispone de un buen recorte y disparo, pero hay encuentros en el que apenas lo ha mostrado. Marcó goles para el recuerdo como el del Wanda Metropolitano ante el Atlético (1-2), que dio el triunfo en el último suspiro en una contra memorable, pero hay que reclamarle más regularidad.

6. Buscar un director de orquesta.

El éxito solo pasa por el rendimiento colectivo, es evidente, pero el Mallorca necesita un jefe de operaciones sobre el césped. Es otra de las incógnitas que deberá despejar Aguirre, pero los bermellones necesitan un líder que sea su motor y que tenga la capacidad para dar órdenes y ejecutar los deseos del mexicano. El elegido debe aportar equilibrio y capacidad de influencia en sus compañeros. Todo apunta a que debe ser Salva Sevilla por galones y experiencia, pero quizá el preparador tiene otro plan. Y por supuesto que Baba, Antonio Sánchez, Battaglia y Grenier, que también acumula experiencia, deben estar entonados en una posición que debe aportar equilibrio y que echa de menos a un Galarreta que se había convertido en imprescindible hasta su lesión.

7.Ir partido a partido sin mirar más lejos que el siguiente duelo.

Topicazo al margen, el Mallorca debe olvidarse de sacar la calculadora. Sabe que si hace los deberes, al solo estar a un punto de la salvación con veintisiete en juego, la permanencia será un hecho. Pero no debe focalizar su objetivo más allá del siguiente encuentro y dejarse de mirar el calendario. «Fecha a fecha», dijo Aguirre, emulando a su colega Simeone. Suena aburrido, pero es la mejor receta para no descentrarse y rendir cuando toca.

8.Llegar al área y aprovechar las ocasiones.

Solo el Alavés (23) y el Cádiz (25) han marcado menos goles que el Mallorca en lo que se lleva de campeonato. Estos veintiséis goles evidencian que tiene un problema de definición, tal y como demuestra que el máximo goleador es Salva Sevilla con cuatro, todos desde el punto de penalti. Ha habido tramos de la temporada en la que ha sabido crear ocasiones, pero le ha costado un mundo materializarlas. Y en otros momentos apenas ha creado peligro en la portería rival. Lo que es seguro es que debe mejorar globalmente en esta faceta para tener más posibilidades de ganar partidos, sobre todo al tener en cuenta que, al menos hasta ahora, encaja demasiados.

9.Implicar a todo el grupo, incluso a los que no juegan.

 El desembarco de Javier Aguirre es una nueva oportunidad para los que no tenían oportunidades con Luis García Plaza, pero más allá de que estos jugadores hayan renovado sus ganas de tener protagonismo, el nuevo entrenador debe saber implicar a todo el grupo para conseguir el objetivo de la salvación. Las situaciones individuales, tan propias de final de temporada por la incertidumbre que genera el futuro, deben quedar al margen para que no haya distracciones. Los egos son un enemigo en momentos delicados como el que atraviesa el Mallorca, un aspecto que el mexicano deberá cuidar al máximo. 

10.Definir un bloque sólido y dejarse de experimentos.

Solo quedan nueve partidos y no hay tiempo para experimentos. Aguirre debe elegir al bloque de jugadores que le transmita más garantías y, a partir de ahí, sacarle el mayor rendimiento posible. El margen de maniobra es corto y no es el momento de complicarse la vida con probaturas. Los entrenamientos de estos días, aprovechando que no había competición este fin de semana, se antojan decisivos para que se haga una idea de los que están más preparados para aguantar la presión en este tramo final de la Liga. Aguirre debe definir un once y tener preparadas alternativas, pero sin revoluciones que hagan bajar el rendimiento del equipo.

Compartir el artículo

stats