50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Javier Aguirre, ganar con el Mallorca desde la defensa

El nuevo técnico bermellón prioriza la seguridad atrás y apuesta por el 4-4-2 con las líneas muy juntas y un juego con poca elaboración / El mexicano, culto y educado, conecta con los jugadores y no pierde los nervios ni en los peores momentos

Javier Aguirre, durante su primer entrenamiento en Son Moix. RCDM

Javier Aguirre podría caminar con los ojos cerrados por el pedregoso terreno en el que transita el Mallorca. A sus 63 años las ha visto de todos los colores en el fútbol y por eso el reto que se le presenta le suena muy familiar. «Esto no es lo que se dice una situación desesperada. Estamos a un solo punto de distancia de la permanencia, nos hemos visto en peores», se apresuró a dejar claro durante su multitudinaria presentación del jueves en Son Moix. No lo dijo con su habitual sonrisa, ni menospreciando el reto, por supuesto, pero tiene claro que es un objetivo alcanzable cuando quedan nueve jornadas por delante.

«Es el técnico ideal para este tipo de situaciones», aseguran convencidos desde Zaragoza, donde aún recuerdan que salvó al equipo de un descenso cantado en la temporada 2010/2011. Su receta no tiene ninguna fórmula secreta, y menos a estas alturas de su carrera profesional. Quiere ganar desde la defensa. No hay otro plan posible. Quizá suena a tópico, pero para un equipo que ha encajado la friolera de cuarenta y nueve tantos en veintinueve jornadas, el segundo peor de la competición, debe ser el primer desafío. No queda otra. Es muy difícil ganar partidos recibiendo tantos goles, sobre todo para un equipo que tampoco va sobrado de puntería. 

Está por ver las diferencias que mantendrá respecto al Mallorca de Luis García Plaza, pero Aguirre suele apostar por un 4-4-2 con las líneas muy juntas a la hora de recular. Sus equipos, sobre todo en situaciones tan delicadas como la que se encuentran los bermellones, no suelen ser protagonistas. Lo primero es ser firme atrás y tratar de sorprender con combinaciones rápidas, no es de los que apuesta por posesiones largas y en horizontal, ni mucho menos, sobre todo porque el mexicano quiere evitar errores fatales que cuesten caro. «Lo que no es negociable, eso lo tengo claro, es que el equipo no muestre espíritu de lucha y garra. Es lo mínimo que una afición espera de sus jugadores. Quiero un equipo del que su gente se pueda sentir orgullosa», resaltó Aguirre, que tuvo un buen nivel como futbolista en los ochenta 

Su manual está claro. Y para que tenga éxito busca la conexión con los jugadores. Es muy directo con ellos, tiene fama de saber hacer llegar muy bien su mensaje a los profesionales que después deben rendir sobre el césped. En la primera sesión prefirió mirar más que hablar, pero eso no será la norma. «Hay que decirles la verdad, no hay que mentirles», dijo Aguirre. «Salvando las distancias, en eso se parece a Luis Aragonés», apuntan las mismas fuentes, que también destacan que es un entrenador tranquilo, no es de los que pierde los papeles, ni dentro ni fuera del vestuario, en los peores momentos. «Es culto y educado y le gusta hacer bromas», agregan. 

El Mallorca es un caramelo en sus manos porque, en el caso de lograr la salvación, se garantiza una temporada más en el banquillo de la que llama «la mejor Liga del mundo». Por eso no dudó en arremangarse y dejar claro que este fin de semana, sin competición, no será para descansar. «¿Que tenían libre este fin de semana? Pues la verdad es que no tenía ni idea. Yo creo que necesitamos aprovechar el tiempo. Si les estoy quitando un día libre, lo lamento, pero estamos en una situación complicada y creo que no estamos para regalar nada porque no nos sobra». Palabra de Javier Aguirre.

Compartir el artículo

stats