Pablo Ortells es consciente de que en las últimas horas su nombre se ha colocado en el ojo del huracán. “Pero os pediría, afición, que ahora mismo os olvidéis de Ortells y de todo y que animéis al equipo”, señalaba el director de fútbol del Real Mallorca. “Nuestro patrimonio es la Primera División y vamos a luchar hasta el último día para conseguirlo”, reconocía durante la rueda de prensa de presentación de Javier Aguirre.

Ortells, acompañado en todo momento por Alfonso Díaz, CEO de Negocios, intentó defender ante la prensa el procedimiento utilizado por el club para destituir a Luis García, quien en el día de su despedida criticó las formas: “En primer lugar quiero decir que se trata de una decisión muy complicada. Al fin y al cabo estamos sustituyendo a una de las figuras más importantes dentro del club. Para mí, personalmente, fue una decisión muy difícil porque yo traje aquí a Luis. Él no se entera por la prensa. El club lleva unos tiempos y un ritmo y en cuanto tenemos una decisión tomada al 100%, se le comunica. El Mallorca no puede ser esclavo de lo que diga o no la prensa porque hay veces que acertáis y hay veces que no lo hacéis”.

Cuestionado sobre si volvería a repetir las formas en caso de un futuro despido, Ortells se mostró inamovible: “El día que me toque destituir a Aguirre, se lo diré igual que se lo he dicho a Luis y se lo diré cuando esté tomada la decisión. No es fácil, todo lleva su tiempo y sus estudio”.

El secretario técnico del Mallorca confirmó que “los propietarios están implicados en el día a día” y que “son conocedores de todo lo que pasa”. “Es verdad que están viviendo en Estados Unidos y que no están aquí todos los días, pero tenemos una comunicación directa con ellos y están al tanto”, les defendió. “De todas formas, ahora mismo lo que pido es un esfuerzo por parte de todos: prensa, afición, empleados, directivos, cuerpo técnico y jugadores. Todos tenemos que remar en la misma dirección y, si mañana el problema es Ortells, no os preocupéis”, reconoció.

Pablo aclaró, durante su intervención, que “las cosas con Dani Rodríguez van por buen camino”, en referencia a un principio de acuerdo cerrado con el futbolista gallego por el que renovaría con el club hasta 2025. “Estamos encantados con él”, aseguró: “Creo que es un pilar básico de nuestro proyecto y ojalá podamos disfrutarlo muchos años más”. Sin embargo, se mostró mucho más tibio en cuanto a las renovaciones de Salva Sevilla, Manolo Reina o Íñigo Ruiz de Galarreta: “De momento hemos comentado ya varias veces que con Salva y Manolo vamos a esperar a final de la temporada. En cuanto a Gala, por ahora tiene contrato con nosotros. Estamos encantados con todos”.

Por su parte, Alfonso Díaz, quien hace solo diez días había confirmado a Luis García en su puesto “independientemente de lo que pasara frente a Real Madrid y Espanol”, aseguró que a veces las circunstancias se van dando y eso provoca cambios. “Al final se puede perder de una manera u otra. En aquel momento teníamos claro que iba a seguir, pero las cosas se dieron como se dieron”, reconoció.

Cuestionado por la falta de un portavoz que represente al club, Díaz aseguró que el Mallorca “no trabaja a golpe de tuit”. “La realidad es que los jugadores y el entrenador son los que están continuamente ante la prensa. Esto está montado así. Si hay alguna situación especial, como puede ser una decisión arbitral, nuestra forma de trabajar no es hacer un comunicado. Nuestra forma de responder es seguir trabajando y no buscar excusas. De todas formas, tanto Pablo como yo siempre estamos abiertos a dar la cara”, zanjó.