Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca se queda con las ganas

Los bermellones dejan escapar un punto ante el Betis por culpa de un penalti de Battaglia por manos, transformado por Willian José, a solo nueve minutos del final en un partido en el que dieron la cara y en el que lo peor fue la grave lesión de Galarreta / Muriqi, con un cabezazo impecable, había logrado empatar un duelo en el que los locales se adelantaron con el gol de Álex Moreno

Muriqi remata durante el partido ante el Betis.

Qué cruel es el fútbol en ocasiones. El Mallorca se quedó con las ganas de llevarse un punto del Benito Villamarín que hubiera sabido a oro en su lucha por alejarse del descenso. Justo cuando había hecho lo más difícil, al empatar con un golazo de Muriqi de cabeza, unas manos de Battaglia provocaron un penalti, transformado por Willian José, que desniveló la balanza a solo nueve minutos del final (2-1). Una auténtica pena porque los bermellones dieron la cara ante un adversario de postín y que por algo está luchando entre los mejores. Sin embargo, si muestran este nivel, ya ofrecido ante el Cádiz (2-1) y Athletic (2-3), firmarán la permanencia en Primera . Vuelve a ser un equipo competitivo, que puede perder, como este domingo, pero que es capaz de dar la talla ante cualquiera. Salió cruz por un detalle puntual, pero este es el camino de la salvación, por lo que este tropiezo no debe ser ningún drama porque se mantienen con seis puntos de ventaja respecto a los de abajo, con un partido menos. Mejor dejar los nervios para los de Vitoria y Cádiz. Eso sí, el choque tiene unas consecuencias tristes por la grave lesión de Galarreta.

Fue lo peor del partido y, por supuesto, de la primera parte, que finalizó después de que Víctor Ruiz realizara una feísima entrada sobre el eibarrés. Lo increíble es que el colegiado solo le mostrara la tarjeta amarilla cuando era una roja de manual por una patada que, a falta de confirmarse, le deja con los ligamentos cruzados rotos de la rodilla. Un terrible golpe para el futbolista, indiscutible para Luis García, y también para el propio Mallorca, que necesita de su dinamismo en el pivote.

El choque no empezó mal para los visitantes. Es cierto que el Betis es otro nivel, por algo está en puestos de Liga de Campeones y con posibilidades de pasar ronda en la Liga Europa, pero demostraron personalidad a la hora de atacar y cierto orden, salvo alguna excepción, cuando les tocaba recular. 

Los locales tenían más el balón, pero dejaban espacios. De hecho, Take lideró una ofensiva que abortó Víctor Ruiz en el último suspiro cuando Muriqi estaba preparado para rematar. Sin embargo, los andaluces son los que mostraron antes los dientes. Y con magos como Canales y Fekir es más fácil. El cántabro hacía daño con sus pases al interior, sobre todo en uno que Juanmi no pudo rematar de milagro. Pero el que asustó de verdad fue Álex Moreno, que con un gran disparo lejano estrelló el balón en el poste. Fue un aviso de que lo que llegó poco después. Canales sirvió un centro al corazón del área, Take se durmió a la hora de vigilar y Álex Moreno, desde atrás, sorprendió con un cabezazo que dejó sin reacción a Rico. 

Este gol fue un jarro de agua fría, pero el Mallorca, como ya ha demostrado en las últimas semanas, no se viene abajo a las primeras de cambio. Fekir lo probó con otro disparo, aunque el peligro real llegó en la otra portería. Un sensacional envío de Jaume Costa a Muriqi, esta sociedad entre ambos promete, estuvo a punto de empatar el encuentro. El kosovar controló y remató con el alma, pero el balón se estrelló violentamente en el palo. Una lástima porque eso podría haber cambiado el panorama del choque. Fue toda una declaración de intenciones que Take confirmó con otro chut que se fue a córner. Les faltaba ser más precisos en el último pase, pero los rojillos transmitían que sabían lo que tenían que hacer. 

El Betis, que funciona como un acordeón a la hora de atacar y defender, no estaba tan cómodo como dictaba el electrónico. Eso sí, Canales puso a prueba los reflejos de Rico. En la segunda parte, ya con el enorme disgusto de la lesión de Galarreta, sustituido por Antonio Sánchez, Luis García movió ficha y el dibujo con la entrada de Amath y Kang In. Y acertó. Precisamente el coreano fue víctima de otra entrada exagerada, en este caso de Juanmi, que solo fue sancionada con amarilla. 

Al Mallorca le faltaba morder porque resolvía con solvencia los ataque de los sevillanos -un tiro de Canales y poco más-, pero sufría a la hora de hacer daño. Hasta que Jaume Costa y Muriqi se inventaron la acción perfecta. El valenciano envió un gran pase a la cabeza del cedido por la Lazio, que remató de forma impecable al fondo de la red. Era el zarpazo que necesitaban. 

El Mallorca se las prometía muy felices, solo quedaban quince minutos para el final y se veía capaz de resistir. Pero todo son penurias en la casa del pobre. Unas manos de Battaglia, tras una pérdida absurda de Kang In, provocaron un penalti que confirmó el VAR. Tanto esfuerzo para que después el duelo se esfumara de esta manera. Willian José no falló y puso el 2-1 en el electrónico para jolgorio de los locales justo cuando el reloj marcaba el minuto 81. A partir de ahí aparecieron las prisas, que no suelen ser buenas consejeras. Un disparo de Fer Niño y poco más fueron los últimos coletazos de un Mallorca que tocó con los dedos rascar un punto en Sevilla.

BETIS: Rui Silva, Bellerín, Bartra, Víctor Ruiz (Edgar, min. 61), Álex Moreno, William, Guido Rodríguez, Canales (Joaquín, min. 83), Juanmi (Tello, min. 61), Fekir y Borja Iglesias (William José, min. 69).

MALLORCA: Sergio Rico, Maffeo, Valjent, Raíllo, Jaume Costa, Galarreta (Antonio Sánchez, min. 45), Salva Sevilla (Bataglia, min.64), Take (Kang In, min. 46), Dani Rodríguez (Fer Niño, min. 69), Ángel (Amath, min. 46) y Muriqi.  

ÁRBITRO: Soto Grado (comité riojano). GOLES: 1-0: Álex Moreno marca de cabeza (min. 24); 1-1, Impecable cabezazo de Muriqi a pase de Jaume Costa que bate a Rui Silva (min. 74); 2-1, Wilian José marca de penalti (min.81).

T. amarillas: Víctor Ruiz (min.44), Juanmi (min. 46), Muriqi (min.52), Battaglia (min.82) y Bellerín (min.87). 

Compartir el artículo

stats