Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Ángel Rodríguez, goles a todas las edades

El punta del Mallorca ya suma 17 temporadas consecutivas desde su estreno como profesional y ha visto puerta en todas las competiciones que ha jugado

Ángel Rodríguez celebra junto a Raíllo el tanto que anotó frente al Athletic el pasado lunes en Son Moix.

A todas las edades. El delantero tinerfeño del Real Mallorca Ángel Rodríguez ha conquistado por méritos (y goles) propios un lugar de honor en la historia del fútbol. No en vano, a sus 34 años, ya acredita una de las tarjetas anotadoras más brillantes que haya firmado cualquier futbolista en la élite. Y lejos de parar, promete seguir dando guerra.

Su ejemplo de regularidad y eficacia es digno de estudio. Lleva ya 17 temporadas consecutivas desde su estreno la élite y ha hecho goles en todas las competiciones que ha disputado con hasta siete equipos diferentes: Liga, Copa y hasta Europa League.

Excepto con el Eibar (2014/15), Ángel logró estrenar su casillero particular con todos los equipos que confiaron en sus servicios. Desde el Tenerife, con el que firmó un precoz debut a escala profesional; hasta el Real Mallorca, club con el que firmó el pasado lunes frente al Athletic su gol número 122. A día de hoy suma tres tantos en Liga y cuatro en Copa con la elástica rojilla.

«Con la edad ganas experiencia, pero pierdes velocidad y físico», relata el punta bermellón. Según cuenta, se ha ganado la etiqueta de revulsivo porque ha tenido el acierto de desatascar muchos partidos, participar de las remontadas más impredecibles o anotar tantos decisivos en muchas ocasiones. Y es ese un rol al que se ha habituado desde que fuera suplente de Nino, uno de los delanteros que considera «referencia y ejemplo».

Afirma Ángel que ha tenido la fortuna de aprender «de los mejores». Desde el mítico siete al que conoció en el representativo; hasta Jorge Molina, el espejo donde se mira desde que coincidieron en el Getafe. «Tiene un par de años más que yo y ha seguido jugando al máximo nivel. Lo hace todo espectacular porque lo veía cada día entrenando y era mi ejemplo. Es de mi posición y quiero llegar a sus años jugando como él. Pero es muy difícil», precisa el canario. Sin embargo, va camino de emular los dígitos y trayectoria de su referente.

Tras firmar con el Mallorca y asumir el compromiso de alimentar el colectivo proyecto bermellón en pos de la permanencia, Rodríguez no piensa en el final. «Ahora mismo me encuentro superbien», explica el ex del Getafe, que ha triunfado casi en todos lados. Y en algunas plazas, de forma superlativa.

De blanquiazul debutó a la par que Ricardo León en un amistoso de la mano de David Amaral; y ya ese día vio portería. Era una feliz costumbre que había forjado su trayectoria de canterano, que de niño incluso llegó a registros de 80 goles por temporada. Tocado por la varita mágica, llegó y marcó también en su estreno profesional, el día que el Tenerife se jugaba la salvación en Segunda (en La Condomina) y otras muchas veces donde su papel fue clave.

Al margen de su aciaga cesión al Real Madrid Castilla -donde se dio más carrete a otros arietes como Tcherichev- y el curso en blanco de Eibar, todo han sido temporadas exitosas para él. Ídolo en el Elche, protagonista en competición europea con el Levante, capaz de hacer 21 goles en un año con el Zaragoza, segundo máximo artillero de la historia del Getafe y ahora estilete de lujo del Mallorca. Su carrera no tiene más límites. Ni siquiera la edad, a la que desafía a base de goles. Uno detrás de otro.

Compartir el artículo

stats