Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca consigue una victoria vital ante el Athletic

El equipo de Luis García se impone 3-2 tras dejarse empatar y rematar Kubo el triunfo en el minuto 87 en un gran partido

11

RCD Mallorca - Athletic Club

El Mallorca ha conseguido una victoria vital, con todo el suspense del mundo, en un partido loco en el que los de Luis García se pusieron con dos goles de ventaja, el Athletic igualó y, cuando parecía que el duelo iba a acabar en empate, Kubo, en colaboración con Unai Simón, marcó el gol de la victoria (3-2), un triunfo balsámico y que encarrila la permanencia del equipo, que se sitúa seis puntos sobre el descenso.

Visitaba Son Moix todo un hueso, un Athletic de Bilbao con el impresionante dato de una sola derrota a domicilio en toda la temporada. Un mal rival para intentar coger un poco de aire tras la victoria del Alavés ante el Valencia. Pero, como ocurrió con los vitorianos, el Mallorca se encontró a un rival cansado y tal vez hastiado de un calendario inhumano. Tanto Valencia como Athletic con el partido de vuelta de la Copa en la mente, pese a que todavía faltan quince días, acusaron el cansancio físico y mental y de ello se beneficiaron sus rivales.

El Mallorca lo ha hecho casi todo bien. Salvo un primer cuarto de hora en el que apenas ha traspasado el centro del campo, con una presión asfixiante de los hombres de Marcelino García Toral, los rojillos se han puesto el mono de trabajo y han empezado a hacerse los dueños del balón. Ahora era los jugadores del Mallorca los que presionaban, los que disputaban cada balón como si fuera el último de sus vidas. Y es que eran conscientes de lo que se jugaban, dejar las plazas de descenso a seis puntos, una ventaja ni mucho menos decisiva, pero sí muy interesante.

El juego se disputaba en el centro del campo, hasta que Maffeo se hizo con el balón en el área del Athletic y ha sido derribado por el central Núñez. El árbitro no lo ha dudado. La zancadilla ha sido de las que no dejan lugar a dudas. Salva Sevilla, como hiciera ante el Cádiz, se ha hecho suyo el balón y lo ha colocado en el punto de penalti. Lo ha lanzado excesivamente centrado, pero ha sorprendido a Unai Simón y ha puesto en ventaja a su equipo. La alegría se prolongaría nueve minutos después al marcar Ángel el segundo de la noche al aprovechar un centro de Muriqi, con la cabeza por supuesto. Ni en sueños podía imaginar el Mallorca que a la media hora de partido iría con dos goles de ventaja. Para valorar la gesta del equipo de Luis García basta ver los números de su rival, que por primera vez esta temporada encajaba más de un gol como visitante. En su tercer partido, segundo en la Liga, el albano kosovar se ha metido a la afición en el bolsillo. Ya suma un gol y dos asistencias. Su presencia en el equipo es tan importante que Luis García ha cambiado su inamovible dibujo para jugar con dos puntas, y bien que se aprovecha de ello Ángel, mucho más cómodo con un jugador como Muriqi a su lado. Pillo en el área como pocos, a esa virtud le añade su entrega total, un incordio para las defensas rivales.

En la segunda parte, Marcelino ha realizado dos cambios, Berenguer por Núñez, el autor del penalti, y Yuri por Dani García. Buscaba el técnico más control de balón y más juego por bandas. Como se preveía, el conjunto vasco ha llevado el control del partido, pero en las contras el Mallorca avisaba. Lo hizo en un saque de esquina de Salva Sevilla, que por muy poco no marca un gol olímpico al despejar Unai Simón sobre la línea de gol.

En ese momento el Mallorca sufrió un apagón que lo iba a pagar muy caro. En dos minutos vio cómo todo su trabajo se fue al traste. Primero con el gol de Raúl García, que remató de manera sutil con la zurda un pase de Yuri. Sin tiempo para reaccionar del mazazo, los rojillos encajaron el segundo en un saque de esquina rematado por Berenguer, uno de los hombres que entraron tras el descanso. Sergio Rico erró en el gol porque se quedó inmóvil prácticamente sobre la línea de gol.

Con media hora por delante empezaba un nuevo partido. El favorito era ahora el Athletic, reforzado por sus dos goles y con las ideas más claras que su rival. Marcelino fue a por la victoria con la entrada de Iñaki Williams. Con el paso de los minutos el Mallorca ya solo defendía el punto, un mal menor. Y lo hacía cada vez más nervioso por decisiones del árbitro Díaz de Mera que les sacó de sus casillas. Los rojillos lo fiaban todo a la contra, primero con un disparo de Muriqi y poco después en un remate forzado de Oliván a centro de un Kang que hacía cinco minutos que había entrado por un tocado Ángel. Cada llegada del Athletic era un suplicio para los locales, que se agarraban a un Raíllo a un gran nivel, que abortaba cualquier intento de los vascos. Pero el fútbol siempre tiene deparada alguna sorpresa. Y esta vez favorable al Mallorca. Cuando todo parecía que el partido iba a acabar en empate, el Mallorca se inventó el tercer gol, el de la victoria. Kubo la pasa a Dani y éste pone el balón en el área, donde aparece, quién si no, Muriqi, que la deja al japonés para que remate a la portería de Unai Simón, que se marcó el gol en propia puerta tras rebotarle el balón del poste.

Pese a que el árbitro añadió siete minutos, la victoria no se le iba a escapar a un Mallorca que se aleja seis puntos del descenso. Y lo que es tan o más importante, el equipo vuelve a creer y se hace fuerte en su estadio, el lugar donde debe atar la salvación.

ALINEACIONES

3 MALLORCA: Reina, Maffeo, Raíllo, Valjent, Oliván (Jaume Costa, m.90), Salva Sevilla (Antonio Sánchez, m.62), Galarreta (Battaglia, m.90), Kubo (Gio, m.90), Dani Rodríguez, Ángel (Kang, m.73) y Muriqi.

2 ATHLETIC: Unai Simón; Lekue, Vivian, Núñez (Berenguer, m.46), Balenziaga; Vesga (Petxarromán, m.70), Dani García (Yuri, m.46), Zarraga, Muniaín; Sancet (Villalibre, m.76), Raúl García (Iñaki Williams, m.70).

GOLES: 1-0: Salva Sevilla, de penalti cometido por Núñez sobre Maffeo (m.21). 2-0: Ángel remata un centro de cabeza de Muriqi (m.29); 2-1: Raúl García con la zurda a pase de Yuri (m.58); 2-2: Berenguer tras un saque de esquina (m.60). 3-2: Unai Simón en propia puerta a disparo de Kubo (m.87).  

ÁRBITRO: Díaz de Mera (comité castellano manchego).  TARJETAS AMARILLAS: Oliván (m.11), Zarraga (m.51), Muniaín (m.56), Ángel (m.72), Reina, en el banquillo (m.74), Yuri (m.79), Raíllo (m.80), Kubo (m.87), Berenguer (m.91).

Compartir el artículo

stats