Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

El Real Mallorca firma una nueva loa al descenso

El conjunto bermellón, que suma ya cuatro derrotas consecutivas en Liga, cae con estrépito en Villarreal (3-0) y se sitúa a solo dos puntos del Cádiz, que es antepenúltimo

Amath conduce el esférico ante la presión de un rival.

En el estadio de la Cerámica regresó el Real Mallorca de La Liga. Ese equipo triste, superado y acongojado que sumó esta tarde ante el Villarreal su cuarta derrota consecutiva del curso (3-0). Ese conjunto que, lejos, al parecer, de asemejarse en algo al que hace dos temporadas descendió de categoría, ha ganado un solo encuentro de los últimos trece disputados.

Regresó el Mallorca que tiene ahora mismo al Cádiz, antepenúltimo de la tabla, a solo dos puntos, pero que sin reforzarse “puede sin duda salvar la categoría”. Volvió el equipo cuya única incorporación por el momento en el mercado invernal llegó el 20 de enero y fue para reforzar la portería. Ese equipo que siendo una piña puede superar a cualquiera, pero que condicionado por sus continuas “bajas” no ha sido aún capaz de levantar cabeza.

Cayó el Mallorca en Villarreal, lo volvió a hacer en la que es ya su novena derrota del curso. Pero aquí no pasa nada, porque el equipo sigue vivo en Copa, y un buen partido en la competición del KO parece que es capaz de borrar todos los problemas, que no son pocos.

Leo Román fue la opción por la que se decantó Luis García en la portería. El joven cancerbero ibicenco volvió a formar en el once titular y aplazó el debut de Sergio Rico con la elástica rojilla. Con respecto al último partido de Copa frente al Espanyol, se cayeron Oliván y Salva Sevilla y entraron Maffeo y Battaglia. Kubo jugó escorado en banda derecha; Dani, en la izquierda y Amath actuó prácticamente como segundo punta, acompañando a Abdón.

En el once de Unay Emery la gran ausencia fue la de Gerard Moreno, que tal como informó el club castellonense minutos antes del partido, no pudo entrar en la convocatoria por unas molestias en el soleo derecho. Yéremy Pino era la referencia ofensiva del submarino, formando con Iborra en la medular y Manu Trigueros de enganche.

Once minutos fue lo que tardó el Villarreal en decantar la balanza. Venía insistiendo el equipo amarillo por los costados, sobre todo por una banda izquierda en la que Pedraza hacía y deshacía a su antojo. El andaluz llegó con vergonzosa libertad a la línea de fondo y colgó un balón tenso al área pequeña. Ante la presión de Trigueros, Russo, que con este son ya tres los tantos que lleva en propia puerta este curso, metió la rodilla e introdujo el esférico al fondo de las mallas.

Kubo, durante el partido disputado ante el Villarreal. RCDM

El Villarreal jugaba a su antojo, ante un Mallorca que mostraba una imagen muy alejada del espejismo que ofreció en el torneo del KO. Los de Luis García eran incapaces de presionar la salida del balón y su desesperante falta de intensidad no tardó en pasar factura. En el 34, en una contra de manual, otra vez Pedraza, desde su autovía por banda izquierda, se la regaló a Trigueros, quien desde el corazón del área golpeó sin oposición para sonrojar, más si cabe, a la zaga visitante.

Ni atisbo de cambio en la actitud ni el juego del equipo. Sin ideas en ataque y hecho un flan en labores defensivas. Jugando ante un Villarreal que en ningún momento tuvo la necesidad de meter una marcha más y volviendo a mostrar la imagen que ya exhibió el equipo en sus últimos enfrentamientos ante Barça o Levante.

La cartilla que suele leerle Luis García a sus jugadores en el vestuario y que algunos resultados había reportado a los suyos en anteriores chances, parece ya tener el discurso quemado. O se acabó la motivación o se acabaron las ganas, pero el Mallorca que regresó al verde tras la reanudación siguió jugando exactamente a lo mismo, es decir, a nada.

Ante la indolencia de sus hombres, y por aquello de no desentonar en la parsimoniosa dinámica del equipo, el técnico madrileño guardó su discurso osado y se decantó por cambiar hombre por hombre (Fer Niño por Abdón y Antonio por Amath) en el once. Fruto de esa ‘improvisación’, el Mallorca continuó siendo el mismo, desbordado por un Villarreal que jugaba a medio gas y que tan siquiera tuvo la necesidad de exprimirse.

Luis García no las debió ver venir, porque en su segunda ventana de cambios insistió en el hombre por hombre, en esta ocasión dando entrada a Salva Sevilla y Kang In Lee por Galarreta y Take Kubo. Solo a falta de un cuarto de hora para el final del encuentro, el preparador bermellón decidió poner algo de picante. Sentó a un inoperante Dani Rodríguez y dio entrada a Ángel.

Lejos de lograr el efecto deseado, quien despertó en ataque fue el Villarreal, quien probó a Leo Román con dos testarazos de gran factura a los que respondió muy bien el cancerbero pitiuso. Menos pudo hacer en el penalti lanzado por Dani Parejo, en el 86 y que supuso el 3 a 0 definitivo.

Ficha técnica:

Villarreal: Rulli; Mario Gaspar, Albiol, Pau, Pedraza; Parejo (Iosifov, min. 92), Iborra, Trigueros; Moi Gómez (Dani Raba, min. 92), Alberto y Yeremi (Jackson, min. 67).

Real Mallorca: Leo Román; Maffeo, Valjent, Russo, Jaume Costa; Battaglia, Galarreta (Salva Sevilla, min. 68), Take Kubo, Amath (Antonio Sánchez, min. 56); Kubo (Kang In Lee, min. 68) y Abdón Prats (Fer Niño, min. 56).

Goles: 1-0: Franco Russo, en propia puerta al intentar despejar un centro de Pedraza (min. 12). 2-0: Manuel Trigueros (min. 34). 3-0: Dani Parejo, desde el punto de penalti (min. 86).

Árbitro: Ortiz Arias (Comité madrileño).

Tarjetas amarillas: Mario (min. 35).

Tarjetas rojas: Franco Russo (doble amarilla, min. 86).

Compartir el artículo

stats