Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca resucita a un muerto (2-0)

Los bermellones sufren una sonrojante derrota ante el colista Levante, que no había ganado a nadie en toda la temporada, en un duelo en el que Oliván falló un penalti que debió repetirse y en el que el VAR anuló un gol de Niño por unas manos involuntarias de Salva Sevilla / Dos victorias en los últimos diecisiete encuentros evidencian una tendencia preocupante

Kubo, en el Ciutat de València.

Ha tenido que ir el Mallorca al Ciutat de València para que el Levante ganara su primer partido de la temporada (2-0). Otra derrota de las que escuece por la forma en cómo se produjo y frente a un rival que está hundido en la clasificación y que no vencía, ojo al dato como decía el maestro García, desde el 12 de marzo de 2021, cuando tumbó al Valencia. Los bermellones, con su visita, han obrado el milagro 302 días después. Está todo dicho. Han cortado la peor racha de la historia de la Primera División, con veintisiete encuentros sin sumar de golpe los tres puntos, otro motivo para agachar la cabeza. 

Esta derrota tan dura llegó en un encuentro en el que estuvo bien en la primera, sin fuegos artificiales, pero en la segunda el rendimiento cayó en picado. Lo peor es que el equipo no dio para más. Falló un penalti, lanzado de forma espantosa por Oliván, y Soldado y Morales, ya en el descuento, marcaron para resucitar a un muerto y quedarse, además, el golaverage a su favor. 

Luis García tiene muchas bajas, y es una buena excusa, pero no es suficiente para justificar que de los últimos diecisiete encuentros solo haya logrado el triunfo en dos. Es un balance de descenso, las matemáticas no mienten. Si los canteranos Leo Román y Javi Llabrés fueron ayer titulares en este equipo -rindieron a un buen nivel-, es que algo sucede en una plantilla que, visto lo visto, se queda corta y necesita reforzarse como el comer. Ahora es el momento de Ortells, director deportivo, pero también del propio Luis García y de estos jugadores porque la dinámica es peligrosa.

El duelo se inició con una muestra de personalidad asombrosa de Leo Román, cuando al minuto de debutar en Primera recortó a un rival dentro del área. Tampoco se amilanó Javi Llabrés, que poco después ya probó fortuna con un buen tiro que Aitor Fernández envió fuera. Los dos jugadores del filial estuvieron a la altura de un Mallorca que no sufría demasiado, pero al que le faltaba veneno. Con un Galarreta que vuelve a ir a más, el equipo estaba cómodo, pero fallaba el último pase. 

Los locales, con un miedo terrible a perder, eran un flan atrás, pero en ataque tienen jugadores temibles. Soldado y Bardhi se dieron cuenta en sus tiros que el meta ibicenco estaba seguro. Eso sí, a los visitantes se les hacía de noche cuando llegaban, con cierta facilidad, a la frontal de área.

Take, muy justo físicamente, envió un buen centro que no encontró rematador y después otro de Antonio Sánchez, calamitoso ayer, fue cabeceado por Fer Niño con intención, pero Aitor adivinó la intención. El Mallorca necesitaba apretar porque tampoco sufría demasiado en defensa. Llabrés, en dos ocasiones más, calcó la jugada de recibir en la izquierda y buscar el disparo con la derecha, pero el cancerbero seguía cumpliendo. Al de Binissalem no le pesa la Primera División, ni mucho menos, y se está ganado tener más minutos con los mayores. 

Los valencianos dieron un paso hacia adelante en el tramo final, aunque sin puntería. Primero con una buena llegada de Miramón que no encontró rematador, después con un cabezazo de Vezo que se fue fuera y, finalmente, con un chut de Roger que atrapó Leo Román.

El problema llegó nada más empezar la segunda. Después de un disparo de Fer Niño que paró el meta, el Levante se aprovechó de un error defensivo de Russo, uno más en transición, que dejó solo a Soldado ante el chaval. El veterano delantero no tuvo piedad en un remate en el que el joven cancerbero puso la manopla demasiado blanda. El 1-0 era el peor escenario posible nada más salir del vestuario. Y pudo ser peor porque Roger Martí estrelló su cabezazo en el larguero en el minuto 50. El vendaval de los granotas siguió con otro remate de Rober Pier que despejó Leo Román. 

Luis García movió el banquillo. Su equipo lo pedía a gritos. Amath y Oliván entraron por Antonio y por un lesionado Maffeo. Take, desaparecido, lo intentó con un tiro desde la frontal muy desviado. Al japonés hay que exigirle más, aunque es cierto que el físico tras estar parado no le daba para mucho más. 

Hasta que se le abrió el cielo al Mallorca. Rober Pier cometió penalti sobre Fer Niño. Era el momento perfecto, pero Oliván se empeñó en lanzar de forma horrorosa desde los once metros. Un tiro raso, flojo, cantado para un Aitor Fernández que lo tuvo demasiado fácil. Eso sí, se debería haber repetido porque el portero estaba adelantado cuando el lateral chutó. Es imposible entender por qué el videoarbitraje no le avisó. Fue una oportunidad de oro que los baleares tiraron por la borda. Bardhi, poco después, pudo sentenciar, pero Leo, otra vez, repelió con acierto. 

García Plaza dio entrada a Salva Sevilla y a Hoppe, que volvió a jugar tras más de tres meses sin pisar el césped por lesión. El Levante asustó, otra vez, con un chut de Morales. El Mallorca adelantó su posición arriesgando mucho más hasta que creyó haber encontrado el premio. Salva Sevilla asistió a Fer Niño, que fusiló a Aitor Fernández. El gol subió al marcador inicialmente, pero el colegiado lo anuló a instancias del VAR porque consideró que Sevilla se había ayudado de la mano para controlar el balón. Fue un acto involuntario y debería haberse validado después del cambio de reglamentación en este sentido. Otra bala desperdiciada. 

Amath, ya sin ninguna fe, lo intentó en una llegada, pero su tiro fue blocado por el meta local. Y justo cuando estaba más volcado, a la desesperada, llegó la puntilla. Morales se plantó ante Leo Román y le batió con un tiro raso para instalar el 2-0. Menos mal que el árbitro pitó el final. 

LEVANTE: Aitor Fernández, Miramón, Rubén Vezo, Duarte (Postigo, min.69), Franquesa, Rober Pier, Pepelu (Radoja, min. 85), Bardhi (Malsa, min. 84), Campaña (Melero, min. 69), Soldado (Morales, min. 57) y Roger.

MALLORCA: Leo Román, Maffeo (Oliván, min.56), Sedlar, Russo, Jaume Costa, Battaglia (Salva Sevilla, min. 73), Galarreta (Abdón, 93), Antonio Sánchez (Amath, min. 56), Javi Llabrés (Hoppe, min. 73), Kubo y Fer Niño.

GOLES: 1-0: Soldado bate a Leo por bajo en el mano a mano (min. 46); 2-0, Morales marca tras una contra (min. 95).

ÁRBITRO: Figueroa Vázquez (comité andaluz). 

T. amarillas: Maffeo (min.1), Soldado, ya en el banquillo por protestar (min. 64), Pepelu (min. 66), Miramón (min. 66), Luis García (min.69),

T. rojas: Campaña, por protestar, ya en el banquillo (min.81)

Compartir el artículo

stats