Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANÁLISIS

Samuel Etoo debió sufrir como nunca

Homenaje a Samuel Etoo en Son Moix.

Jamás imaginó Xavi tener un partido tan plácido. Se presentó en Son Moix con medio equipo y no sufrió, porque el Mallorca le regaló el balón. Y las ganas.

O se equivocó Luis García o no cumplieron con lo previsto sus futbolistas. Lo cierto es que todos fallaron y el equipo ofreció otra vez su peor cara. Siempre detrás del balón y, lo que es peor, de los jóvenes canteranos del Barça más discreto de los últimos lustros.

Mejoró algo el Mallorca tras el descanso. Más por inercia de ser local que por fútbol. Fue Mateu Lahoz el encargado de darle un poco de interés a un partido que, de haberse jugado tras la comida, propiciaba una buena siesta.

Ni los cambios de Luis García mejoraron al Mallorca. Fueron cambios hombre por hombre, con la intención de variar las cosas pero sin cambiar el plan.

La buena noticia para el Mallorca es que ayer no tenía enfrente a un rival de enjundia, porque el Barça hizo lo mínimo con lo que tenía. Se dedicó a tocar el balón y esperar a que le cayera alguna oportunidad. Atinó Luuk de Jong, útil como rematador si le llega algún balón al área.

Con Piqué perdiendo tiempo se fue apagando un partido que arrancó con la ilusión del regreso a Son Moix de Samuel Etoo. El camerunés debió sufrir como nunca por el pésimo, lamentable, partido que le hicieron ver.

Compartir el artículo

stats