Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca paga la cobardía de Luis García ante un Barcelona menor (0-1)

Los bermellones cuajan una nefasta actuación ante los catalanes, que se aprovecharon de un error de Reina en el gol de Luuk de Jong para ganar / El técnico madrileño transmite con su planteamiento poca ambición a unos jugadores acomplejados por la dimensión del rival / Ter Stegen evitó el empate en el descuento tras una volea de Jaume Costa en la única ocasión local

45

Primera División: Real Mallorca - FC Barcelona

El Mallorca empieza 2022 con una dolorosa derrota ante un Barcelona al que respetó demasiado (0-1). El gol de Luuk de Jong, ayudado por otro error de Reina, fue suficiente para tumbar a los bermellones, que pagaron el planteamiento cobarde de Luis García Plaza ante una versión menor de los catalanes. El técnico madrileño, clave en el último ascenso y en otras tantas cosas, transmitió muy poca ambición y contagió a sus futbolistas, que demostraron poca personalidad para tratar de ganar en Son Moix. 

Esta derrota no es ninguna catástrofe a nivel clasificatorio, pero el descenso se queda a cuatro puntos al cierre de la primera vuelta. Es un balance que muchos hubieran firmado en verano, pero visto lo visto, se antoja escaso. La dinámica de los últimos meses, a pesar del triunfo en el Wanda Metropolitano ante el Atlético (1-2) no es buena y es mejor no jugar con fuego. De hecho, ayer se cumplieron tres meses sin ganar en casa, cuando el 2 de octubre tumbó al Levante (1-0). Ahora llega el mercado invernal y sería un pecado de la dirección deportiva no elevar el nivel de una plantilla que necesita añadir más competencia a lo que hay.

La primera parte fue un espanto de principio a fin. Es fácil asumir que el Barcelona tendrá más la posesión del balón, pero lo que sucedió es difícil de justificar. Sin embargo, todavía lo es más descubrir cuál era el plan de Luis García Plaza porque daba la sensación de que no tenía ninguno. Apostó por un doble pivote formado por Baba y Battaglia, que no se enteraron de nada, como la mayoría de sus compañeros. Como sucedió en el Bernabéu, estaban acomplejados por la dimensión del adversario, pero lo peor es que ni lo disimularon. Los catalanes, tocando y tocando, abriendo el campo, empezaron a hacer daño, un guion esperado. 

El problema es que no encontraron respuesta de ningún tipo porque el Mallorca no hizo ningún contraataque que despeinara a los Piqué, Araujo y compañía, que hacía tiempo que no vivían tan bien sobre el césped. Un tiro de falta del campeón del mundo, otro de Ilias que se topó con Reina, y otro de Jutglà con rosca, empezaron a avisar. Pero nada comparado con la puesta en escena de Luuk de Jong. El delantero, que juega porque Xavi no tenía a otro, empezó a reivindicarse. Primero metiendo la bota en una clara ocasión que estrelló el balón en el palo y después con una espectacular medio chilena que fue directa al larguero de forma violenta. 

Los bermellones ya estaban dando las gracias por no ir por debajo en el marcador. La pelota no les duraba nada, ni tres pases, y así es imposible. Estaba sin fluidez, muy encogido y absolutamente a merced de los azulgranas. Un tiro de Baba y otro de Kang In Lee de falta solo fueron un espejismo ante lo inevitable. El Barcelona, en el minuto cuarenta y tres, se puso por delante gracias a un testarazo de Luuk de Jong que encontró el infortunio de Reina. El portero dudó en la salida y a la hora de rectificar se resbaló, por lo que el holandés cabeceó a placer para instalar el 0-1 en el marcador. Otra vez, y no es la primera ni la segunda, el portero volvió a fallar para alimentar un debate interminable este curso y que genera un ruido que enrarece el ambiente.

En la segunda el panorama no cambió demasiado. Y eso era una mala noticia. Ter Stegen seguía siendo un espectador y los visitantes seguían cómodos, probando fortuna con los disparos de Nico e Ilias. Luis García desconcertó retirando a Baba y no a un horroroso Battaglia, que sigue persiguiendo sombras, para que entrara Galarreta. Pero más extraño sonó que retirara a Kang In Lee, de los pocos para cambiar el guion de un encuentro, para introducir a Javi Llabrés, que debutó en Primera División. El resultado es que parecía que el Barcelona estaba venciendo por una diferencia abultada. Los bermellones no se comían al rival, no mordían, algo muy raro cuando en el electrónico solo figuraba el 0-1. 

Después entraron Fer Niño y Abdón y el Mallorca, a la desesperada, lo intentaba sin orden. Estaba incómodo ante un rival que ya le iba bien superar un trago con mucha más facilidad de lo que pintaba en la previa y que no ocultaba que iba muy justo de fuerzas en el tramo final. Mboula, con un cabezazo, envió la pelota fuera tras un saque de falta, pero la sensación es que no marcaría ni jugando tres días porque, para eso, hay que generar peligro. 

No obstante, el fútbol es imprevisible y cuando parecía que ya no iba a pasar mucho más, llegó la ocasión más clara del partido. Jaume Costa, con una volea golpeada con el alma, obligó a hacer una de las paradas de la temporada a Ter Stegen. El meta alemán sacó el brazo de forma espectacular al estilo de uno de balonmano en una acción que solo está al alcance de los mejores del mundo. Ver para creer porque el empate, que hubiera sido un regalo anticipado de Reyes, estuvo muy cerca. La pena es que volvió a salir cruz.

45

Primera División: Real Mallorca - FC Barcelona Guillem Bosch

REAL MALLORCA: Reina; Maffeo, Russo, Valjent, Jaume Costa; Baba (Galarreta, min. 60), Battaglia (Abdón, min. 83), Dani Rodríguez, Antonio Sánchez (Mboula, min. 69); Kang In Lee (Llabrés, min. 69) y Ángel (Fer Niño, min. 60).

BARCELONA: Ter Stegen; Mingueza (Lenglet, min. 75), Piqué, Eric García, Araujo; Frenkie De Jong, Nico (Álvaro Sanz, min. 70), Riqui Puig; Ilias (Estanis, min. 79), Luuk De Jong y Jutglà.

GOLES: 0-1: Luuk de Jong marca de cabeza (min.43).

ÁRBITRO: Mateu Lahoz (comité valenciano). 

T. amarillas: Jutglà (min.78), Jaume Costa, (min.82), Abdón (min.88), Dani (min. 93), Maffeo (min.93), Valjent (min. 95).

T. rojas: No mostró.

Compartir el artículo

stats