Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resumen del 2021

Un equipo de récord que quiere bajarse del ascensor

La plantilla y cuerpo técnico del Mallorca celebra el ascenso a Primera a las afueras del hotel Atlántida de Tenerife.

Tan pronto como se bajó a Segunda se ascendió a Primera. Sin pasos intermedios y sin sufrimiento. De principio a fin, con un nuevo técnico como Luis García Plaza al mando y con las piezas pesadas del equipo renovadas, el Mallorca cuajó un año de récord con 82 puntos y regresó de nuevo a Primera diez meses después. Una condición que no quiere perder para dejar de lado, de una vez por todas, el estigma de equipo ascensor que le ha acompañado en los últimos años.

Tras el doloroso descenso padecido en la temporada 2019/20, una campaña que permitió a los fieles de Son Moix saborear de nuevo las mieles de la máxima categoría del fútbol español –al menos hasta la llegada de la pandemia–, tocaba resetear el equipo. La marcha de Vicente Moreno dejaba huérfano un banquillo consolidado, dando paso a un emigrante recuperado del Lejano Oriente.

Y la decisión de llamar a filas a Luis García le salió redonda al club. El técnico se adaptó a las mil maravillas a la idiosincracia bermellona, solidificando un grupo tocado y volviendo a ilusionar a toda la afición.

La campaña en Segunda permitió disfrutar de una lucha titánica con el Espanyol de Moreno. Los bermellones abusaban de los rivales sin ton ni son, acumulando registros para los libros de historia: es el que menos goles ha encajado en la historia tras 12 jornadas en Primera y Segunda (2) y el primero en encadenar sus seis primeros partidos como visitante sin encajar. Estadísticas para enmarcar y que resumen a la perfección a un grupo que consumó el ascenso en mayo, pero que lo intuyó mucho antes.

De nuevo en Primera División, casi sin darse cuenta, la historia es otra, pero navega por camino diferente a la de hace dos cursos. Futbolistas como Take Kubo, Kang In o Maffeo le han dado un plus al equipo. Puntuar lejos de casa ya no parece una quimera, como lo demuestra ganar en el Wanda al Atlético. Las posiciones de descenso, que siguen sin visitarse al paso por la jornada 18, continúan acechando pero con cierto margen. Queda mucho todavía, pero el Mallorca de Luis García busca convertirse en cliente habitual de la elite.

Compartir el artículo

stats