Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Lago, adiós a otro de los héroes del Real Mallorca

El costamarfileño pone rumbo a Huesca, donde hoy pasará reconocimiento médico y jugará cedido hasta final de temporada

Lago Junior saluda a la afición durante un partido de la temporada 2015/16.

Se va Lago Junior. Abandona el Real Mallorca el futbolista cortamarfileño rumbo a Huesca, en una cesión con opción de compra que barajará el club oscense a final de temporada. Se marcha el futbolista africano sin hacer ruido, por la puerta de atrás, tras dos temporadas en las que Luis García le ha relegado a un segundo plano. Emigra tras sumar seis años al frente del club, con más de 200 partidos a su espalda, convertido en héroe para la afición y recordado por su entrega y sacrificio. Por el momento no es un adiós, es un hasta luego que huele a despedida.

Lago Junior, Junto a Molango el día que cumplió 100 partidos con las elástica del Mallorca RCDM

Fue el propio jugador de 30 años quien se encargó ayer de disipar cualquier duda. Lago colgó en sus redes sociales una fotografía a bordo de su coche rumbo a la península con destino a un Huesca donde espera volver a sentirse futbolista ya que con el técnico madrileño no lo ha hecho. Solo jugó 1.107 minutos la temporada pasada. Este curso, 173. El ostracismo pudo con sus ganas de seguir defendiendo la elástica bermellona, aquella con la que lloró de tristeza, pero también vivió noches de alegría.

En seis cursos y convertido en el jugador más longevo del plantel, Lago las ha vivido de todos los colores en una trayectoria marcada por dos descensos y tres ascensos. El extremo ha estado en el ojo del huracán como miembro de una plantilla que depositó al Mallorca fuera del fútbol profesional, pero también ha saboreado la gloria, como protagonista de una equipo en el que Vicente Moreno depositó toda su confianza.

Lago, adiós a otro de los héroes | FOTOS DE DM

Llegó en el mercado invernal de la temporada 2015/16 procedente del Mirandés y de la mano de Maheta Molango. Sin peso en el vestuario, pero con las ideas claras, Lago evitó posicionarse dentro de un plantel embargado por los egos. Jamás la afición le pudo discutir su entrega, pero el futbolista tampoco pudo evitar el descenso del equipo a Segunda B.

Junto a Damià Sabater, Pol Roigé y Raíllo, fue uno de los cuatro jugadores que decidió no abandonar el barco y resolver el entuerto en el que había metido al club. De la mano de Moreno, a quien ya conocía de su etapa en el Nàstic de Tarragona, Lago brilló. Vivió un doble ascenso inimaginable y disfrutó de la máxima categoría en un año marcado por el inicio de la pandemia.

En el verano de 2019 firmó su última renovación. El Mallorca apostó por él hasta 2023, convirtiéndose en uno de los jugadores mejor pagados del plantel, pero la marcha de su gran valedor Vicente Moreno, cambió su peso dentro del vestuario.

A las órdenes de Luis García Lago perdió protagonismo. Nunca alzó la voz, pero de su descontento se enteró el mallorquinismo gracias a unas declaraciones de su mujer a través de su cuenta de Instagram: «No es que juegue poco, es que directamente no juega nada».

Con 30 años, cumple 31 el último día del año, a Lago aún le queda mucho que decir. Esta mañana pasará reconocimiento médico con el Huesca y, si nada se tuerce, será presentado como nuevo miembro de la plantilla de Xisco Muñoz. Quizás no era su primera opción, ni la de él ni la de su familia, pero el jugador ha decidido priorizar su carrera y volver a contar con minutos. En el mallorquinismo deja recuerdos imborrables, como el tanto que asestó en Son Moix al Real Madrid en la temporada 2019/20 y con el que el Mallorca logró endosar la primera derrota del curso al conjunto blanco. También fue protagonista en el ascenso a Segunda, anotando uno de los goles de la victoria frente al Mirandés en el partido de la ida.

Se marcha Lago con 13.693 minutos disputados con la elástica bermellana, 191 partidos y 36 tantos en la liga regular. Cargado de experiencia y sabedor que los mejores años de su carrera futbolística se los brindó al Real Mallorca. En la isla recibió la primera llamada de su selección, cumpliendo uno de los sueños por los que llevaba tantísimo tiempo luchando. Abandona la que ya es su casa, donde nació su hija y donde el mallorquinismo siempre guardará un grato recuerdo del jugador que ha sido y es.

Compartir el artículo

stats