Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

RCD Mallorca: Take Kubo vuelve a lo grande

El mediapunta del Mallorca, que había estado más de dos meses lesionado, se reivindica silenciando el imponente Wanda Metropolitano con un gol inolvidable en una de sus primeras grandes actuaciones como profesional en España

Take Kubo abraza al técnico Luis García tras el gol en el Wanda. | EFE

Takefusa Kubo necesitaba una alegría de este calibre. En uno de los mejores estadios del mundo, ante el vigente campeón de la Liga y con la posibilidad de dar el triunfo a su equipo, el japonés vivió una de sus primeras grandes noches como futbolista profesional en España. El Mallorca había empatado hacía pocos minutos ante todo un Atlético de Madrid, el resultado ya era bueno, pero recibió un balón que era todo un caramelo. Era el momento de demostrar que está capacitado para rendir al máximo nivel entre los mejores. Se acordó del consejo que siempre le da el técnico Luis García Plaza y que puso en práctica a la perfección. «Toca y corre», le repite. Y así lo hizo. Ángel le envió el balón al hueco y empezaron los cuarenta metros que han dado la vuelta al mundo en los informativos de fútbol.

Todos los focos le apuntaban, las más de cincuenta mil personas que había en el Wanda Metropolitano le miraban, era su momento. No se podía asustar, para eso ha trabajado tanto desde niño. Take condujo el balón con velocidad, bien pegado al pie, para plantarse ante uno de los mejores porteros del planeta. «Me puse nervioso, el último toque se me queda corto y todo», confesó después. Lo que sintió solo lo sabe él, pero la realidad es que, cuando parecía que el central del Atlético podía llegar y cortarle, disparó con talento, como solo lo saben hacer los elegidos, para meter el balón por debajo las piernas del «gigante Oblak», como así le llamó, y dar el histórico triunfo al Mallorca (1-2).

Como en las películas de Hollywood, la pelota cruzó la portería cuando se acaba de cumplir el minuto noventa. Cualquier guionista del cine lo habría escrito así si deseaba un final muy feliz. «Venía imaginando que iba a meter el gol de la victoria, y así fue», confesó después con orgullo. Es como si hubiera tenido una bola de cristal para adivinar el futuro, o al menos el futuro que él quería.

La euforia se desató sobre el césped. Todos sus compañeros, los que jugaban y los del banquillo que estaban más cerca, fueron a abrazarse con él. Fue una completa locura, por el momento, por el escenario y lo que significaba, porque esta histórica victoria del Mallorca supone romper con una racha de siete partidos sin ganar y permite alejarse de los puestos de descenso. Además, el estadio se quedó mudo, a excepción del centenar de aficionados del Mallorca que viajaron desde la isla para animar a su equipo. Kubo les hizo un regalo inolvidable.

El nipón se siente muy integrado en el vestuario, es uno de los jugadores más queridos, y también en la entidad y en la isla. Y era consciente de lo mucho que supone este gol justo cuantas más dudas había sobre el equipo. En el verano tuvo muchas ofertas sobre la mesa, superiores en lo deportivo y económico, pero él quería regresar donde fue feliz. Su abrazo con Luis García Plaza tras el gol lo dice todo. Confía a ciegas en él y tiene claro que, gracias a sus consejos, a final de temporada será mejor jugador que al principio.

La lesión en el menisco de la rodilla derecha, producida en el Santiago Bernabéu frente al Real Madrid hace poco más de dos meses, ya ha quedado atrás. Todavía no tiene ritmo para aguantar los noventa minutos, pero un gol como este es la mejor medicina posible para ponerse en forma de la forma más rápida. Take llegó a Europa y al Mallorca para marcar las diferencias en grandes partidos. Lo que sucedió este sábado le convierte en eterno. Este gol es para siempre.

Take a Kang In: «Me he cagado, tío», la confesión tras el gol | @KANGINLEEOFICIAL

Take a Kang In: «Me he cagado, tío», la confesión tras el gol

Take y Kang In son los dos jugadores con mayor talento individual del Mallorca. Y su relación entre ellos es fenomenal. Lo demuestra la imagen que colgaron en redes y la charla que mantuvieron de camino al vestuario, donde el nipón le confesó al surcoreano lo que pensó en la jugada del gol: «Pensaba que había otro central, no había nadie y me he cagado, como la falle me mata».

Descenso A 7 puntos a falta del Getafe-Athletic

Una de las mejores noticias que puede sacar el Mallorca de este fin de semana es que, tras mantener el colchón de puntos sobre el descenso, esta jornada ha aumentado la distancia hasta los siete, al menos momentáneamente. La victoria del Elche ante el Cádiz deja a los de Álvaro Cervera con 12, por los 19 que ostentan los bermellones tras su triunfo ante el Atlético. Como poco, el Mallorca acabará la jornada a seis puntos del antepenúltimo clasificado, pero para ello el Getafe debe derrotar esta noche al Athletic en el partido que disputarán a partir de las 21 horas en el Coliseum Alfonso Pérez.

Compartir el artículo

stats