Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Fulminados en 20 minutos

Esperpéntico Mallorca en Vallecas (3-1) Efe

Si algo hay que agradecerles a los jugadores del Mallorca ayer es que no hubiéramos de esperar al minuto 90 para certificar una nueva derrota liguera. Esta vez bastaron 20 minutos para comprobar que el Rayo iba a llevarse un partido que Iraola le ganó a García Plaza desde la alineación inicial. El Mallorca que saltó al césped de Vallecas fue infinitamente inferior a un Rayo que ha hecho de su estadio un fortín. El partido no se pareció en nada al del año pasado, por mucho que este fuera de Segunda. Ninguna de las novedades en el once inicial rojillo hizo méritos para ganarse el puesto. Fer Niño ni las olió y está a años luz de Ángel, que cuando salió al campo demostró por qué es el titular indiscutible. Baba no tiene recambio, pues ni Battaglia ni Galarreta anulan el juego del rival como lo hace el ghanés. Trejo y Comesaña camparon a sus anchas y le sacaron los colores a la defensa, especialmente a la banda derecha en la que Maffeo y Antonio Sánchez dejaron una autopista en la que la pareja de Garcías, Alvaro y Fran, circuló como dos bólidos.

Del Mallorca del primer tiempo solo se salvó Kang in Lee, incomprensiblemente sustituido cuando el coreano parecía el único que tenía alguna idea de lo que es crear peligro al rival. Hacían falta explicaciones, y el hecho de que tuviera una tarjeta no valía. Pero parece que los técnicos del Mallorca que ocupaban ayer en el banquillo tampoco estaban enchufados al partido. Un desastre que García Plaza admite sin paliativos, de lo poco bueno de ayer, y que hay que hacer olvidar pronto, ante el Getafe.

Compartir el artículo

stats