Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Otra pesadilla en el descuento del Mallorca (1-1)

Los bermellones regalan dos puntos en Cádiz en el último suspiro por culpa de un absurdo penalti de Sastre en un partido en el que Sedlar les había dejado con diez en el minuto ochenta y siete

Otra pesadilla en el descuento del Mallorca (1-1) LaLiga

 No tiene explicación. O sí. Pero la realidad es que otra vez, sí, otra vez, el Mallorca dejó escapar un triunfo en el descuento. Una pesadilla que no termina nunca y que debe ponerle remedio de una vez. Ayer volvió a cuajar un buen encuentro, se puso por delante en el marcador con un gol de Baba, pero no supo cerrar el choque ante el Cádiz y, con diez jugadores por la roja a Sedlar y Luis García, expulsado, vio cómo se le escapaban dos puntos por un absurdo penalti de Joan Sastre sobre Lozano que transformó Negredo

Quizá con el tiempo este punto tendrá otro sabor, pero el de ahora es amargo porque era una gran oportunidad para dejar el descenso a ocho puntos. Volvió a ofrecer una cara que invita al optimismo, pero la psicosis que le entra en los instantes finales es digna de estudio. Es cierto que el arbitraje le desquició, con motivo, pero este miedo cuando se supera el noventa ya no es casualidad.

El Mallorca se fue al descanso por delante en el marcador en una primera parte en la que podría haber marcado algún gol más, pero que también podría haber encajado, las cosas como son. Era previsible que los locales le cedieran el balón, los bermellones estaban cómodos, pero faltos de ritmo. Le costaba mucho elevar una marcha más la velocidad, también porque el rival estaba ordenado y dejando pocos espacios. El encuentro se animó a partir del minuto veintiuno. Fue cuando Salva Sevilla estrelló el balón en el larguero en un fabuloso lanzamiento de falta desde la frontal. 

Los andaluces, que buscaban descaradamente sorprender a la contra o en una acción de segunda jugada, respondieron con su arma más peligrosa. La velocidad de Lozano dejó atrás a un Valjent que sufrió un calvario con el delantero, aunque el tiro se fue desviado. Poco después, en la otra portería, Amath dispuso de una clarísima ocasión después de un buen robo de pelota en el centro del campo que le sirvió Salva Sevilla, pero quizá pagó estar demasiado escorado. Su disparo se fue fuera. Eso sí, fue la antesala del premio para los visitantes. 

Baba recogió un balón suelto tras un córner y fusiló a Ledesma sin piedad desde el área pequeña. Por fin el bravo pivote africano podía celebrar un tanto después de que ante el Levante se le quitara la ilusión al atribuírsele a Ángel. Lo importante es que el de ayer sí sirvió para poner por delante a los suyos. A partir de ahí el Mallorca ya no se encontró tan cómodo, sobre todo porque su centro del campo empezó a sufrir más cuando el Cádiz dio un paso hacia adelante. Es increíble que los amarillos no empataran en el minuto treinta y uno. Lozano, otra vez, creó problemas con su velocidad, se la cedió a Sobrino y su disparo, solo ante Reina, tocó en el meta, pegó en el larguero y el balón se fue directamente a sus manos sin levantarse del césped. En el antiguo Carranza nadie se lo podía creer. 

Valjent se cae

El gesto de Luis García Plaza empezó a torcerse porque no le gustaba nada lo que estaba viendo. De hecho, Perea gozó de otra buena oportunidad, pero su chut se fue cruzado. Llegar al descanso fue lo mejor que le podía pasar. En la reanudación Valjent se quedó en los vestuarios con fiebre y Sedlar le sustituyó. El eslovaco no podía más. El resultado es que a los cinco minutos el serbio ya tenía una amarilla en la mochila. Antes, eso sí, el Mallorca sorpendió con una buena contra de Ángel en la que Kang In regateó en una baldosa a su par y el disparo obligó a Ledesma a lucirse. Los baleares, con mucha menos posesión, volvieron a sorprender con una buena incursión de Salva Sevilla, que le pasó la pelota a Ángel en la frontal y su tiro volvió a ser despejado por el portero. Fueron dos buenos avisos, de esos que hubieran servido para encarrilar el triunfo en el caso de ajustar la puntería. Ahora ya se les echa de menos.

La entrada de Sedlar tras el descanso por un Valjent con fiebre iba a resultar letal para los intereses del Mallorca

decoration

Ambos técnicos movieron el banquillo. Negredo y Alarcón en los locales y Galarreta y Antonio Sánchez en los isleños. Estaba claro que Luis García quería más dinamismo y fuerza en la sala de máquinas. El Mallorca estaba perdiendo algunos balones comprometidos, aunque en ataque sabía cómo hacer daño. Menos mal que Maffeo se cruzó y le arrebató el balón cuando Espino se plantó solo frente a Reina. Fue un buen susto. Hasta que en el setenta el encuentro se enrareció. Pizarro Gómez expulsó a Iza por una entrada a Dani Rodríguez, que después de revisarlo en el VAR, anuló porque previamente Baba, que vio la amarilla, cometió falta sobre Espino. Decisiones difíciles de entender de este fútbol moderno que solo sirvieron para meter al público más en el choque. La resolución de la comedia se prolongó durante cinco minutos porque el árbitro consultó el vídeo en dos ocasiones

El partido elevó sus revoluciones y los rojillos debían tratar de resistir como fuera. Un testarazo de Lozano se fue alto. El colegiado sacó la tarjeta roja directa a Luis García Plaza por decir, literal, «ni una nos pitan», todo un ejemplo de la inseguridad que desprendía el árbitro. Llegaban los minutos finales, los que tan crueles han sido con el Mallorca en las últimas jornadas. La experiencia debería servir para algo, pero se ve que no. Sedlar volvió a hacer una de las suyas y lo complicó todo. El central cometió una falta evitable y vio la segunda amarilla para dejar con diez al equipo en el ochenta y siete. Tocaba sufrir todavía más, hasta el noventa y seis. 

El Mallorca debería aprender a que no se jugara nada, a pase lo menos posible, pero nada más lejos de la realidad. Joan Sastre empujó a Lozano en el interior del área en una acción evitable. Penalti. Otra pesadilla en el descuento. Y Negredo, por supuesto, no perdonó para que, otra vez, el mallorquinismo se quede con cara de tonto.

CÁDIZ: Ledesma, Iza (Osmajic, min. 80), Cala, Fali (Chust, min. 45), Espino, Álex, Jonsson (Alarcón, min. 61), Chapela (Arzamendia, min. 69), Perea, Sobrino (Negredo, min. 61) y Lozano.

REAL MALLORCA: Reina, Maffeo (Joan Sastre, min. 81), Valjent (Sedlar, min. 45), Russo, Oliván, Baba, Salva Sevilla (Galarreta, min. 62), Dani Rodríguez, Kang In Lee (Battaglia, min. 90), Amath (Antonio Sánchez, min. 62) y Ángel.

GOLES: 0-1: Baba recoge el balón en un rechace tras un córner y marca en el área pequeña (min. 29); 1-1: Negredo anota de penalti (min. 93).                       

ÁRBITRO: Pizarro Gómez (comité madrileño). 

T. amarillas: Amath (min. 17), Fali (min. 19), Sedlar (min. 50), Baba (min. 74), Reina (min. 93)               

T. rojas: Al técnico Luis García, por protestar (min. 81), Sedlar (min.87)

Compartir el artículo

stats