Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mallorca, más (buenas) sensaciones que puntos

El conjunto bermellón escapa del Tourmalet ante la Real Sociedad, el Valencia y el Sevilla con solo dos puntos en la mochila, pero mostrando una imagen de equipo competitivo pese a la asignatura pendiente del tiempo de descuento

Antonio celebra su gol frente al Sevilla. | M.MIELNIEZUK

Dos puntos de nueve. Ese es el bagaje que ha obtenido el Mallorca tras enfrentarse a Real Sociedad (1-0), Valencia (2-2) y Sevilla (1-1). Tres partidos en los que el equipo de Luis García Plaza debería haber sacado mucho más rédito, sobre todo teniendo en cuenta el nivel que ha mostrado en todos ellos, pero el romanticismo y la justicia en ocasiones no tienen lugar en el césped cuando rueda el balón. La torpeza defensiva en Anoeta y el temblequeo en Mestalla provocaron que se escaparan tres puntos que ya se saboreaban, mientras que la correcta intervención del VAR en Son Moix hizo que el Mallorca evitara otra tragedia y sumara uno.

«Se nos están escapando puntos. Deberíamos tener tres más, mínimo. Hemos jugado mejor estos tres partidos, mejor incluso que el día del Levante, que ganamos». Así resumió Luis García tras el partido ante el Sevilla esta mini-gira ante los grandes. No le falta razón: en el Reale Arena el Mallorca fue empatando hasta el minuto 90, ante el Valencia fue ganando hasta el minuto 97 y el miércoles ante el Sevilla, seguramente el resultado más justo, empató hasta el 94, perdió durante el 95-97 y recuperó la igualdad en el 98 gracias a la intervención del VAR y la decisión de Jaime Latre. Lo lógico sería ver a los bermellones con 16 puntos en la tabla, pero no llegar a competir con la concentración y picardía que toca en Primera en los minutos finales conlleva estas cosas. Es fútbol.

Si solo se atienden las estadísticas, el Mallorca ha ganado uno de sus últimos ocho encuentros –ante el Levante en casa–, un recuento muy pobre a nivel de puntuación, pero las sensaciones que ha transmitido, la calidad de minutos que ha ofrecido y la percepción de que puede competir ante cualquiera hacen que se tenga que ser optimista con que la permanencia debería ser un hecho.

La tendencia en el juego tras derrotar al Levante, a falta de traducirse en mejores resultados, ha sido creciente. Y mejor aún, el equipo parece no haber notado mentalmente los varapalos del descuento. Frente a los de Imanol Alguacil, el Mallorca cuajó un gran partido, más acertado en defensa que en ataque, pero fue un buen encuentro ante el conjunto donostiarra. Favorecido por la temprana expulsión de Aihen al filo del descanso, suyo fue el control, pero le faltó meter miedo en el área rival. El empate era un mal menor visto lo visto, pero de la nada sacaron una jugada que acabó con un tierno remate de Lobete tras un error defensivo acompañado de otro de Reina.

Ante el Valencia, el partido fue del Mallorca del minuto uno al noventa, incluso con la expulsión de Kang In en el 54, no se sufrió llevando dos goles de ventaja y cerrando el área a las incursiones valencianistas. Pero el drama del tiempo añadido borró todo lo anterior y dejó con cara de tontos a todos los miembros de la expedición mallorquinista.

La siguiente parada y última fue este miércoles ante el Sevilla. Y fue el mejor partido de los tres, aunque la gasolina duró lo que duró. El Mallorca dominó, defendió, robó y presionó a las mil maravillas hasta el minuto 70. Tan solo la falta de acierto en el tramo inicial de la segunda parte, con un Ángel que estuvo fino en todo menos de cara a gol, le privó de dar un estocazo a uno de los mejores equipos de la Liga.

Solo son sensaciones, pero este Mallorca, mucho más completo y con mejor plantilla que hace dos cursos, lo ha hecho casi todo bien menos acabar de cerrar los partidos, lo más difícil en el fútbol, y que es la clave para poder crecer en la tabla. Ahora le tocan cuatro rivales seguidos de ‘su Liga’ –Cádiz, Elche, Rayo y Getafe– y toca dar un paso adelante, confirmar lo que ha dejado entrever y continuar con tranquilidad en su camino por Primera División.

Compartir el artículo

stats