Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión | Sarver tose, tiembla el Mallorca

Robert Sarver, en el palco de Son Moix. ISAAC SUTORRAS

No resulta arriesgado vaticinar que si se confirman las graves acusaciones contra Robert Sarver, el Mallorca será una de las muchas víctimas colaterales del entramado de empresas del banquero de Arizona y que puede salir seriamente salpicado. El club, vicisitudes deportivas al margen, incluido un descenso a Segunda B, lleva un lustro de paz social gracias a la gestión del tejano, que ha saneado y, por ende, salvado a la entidad de su desaparición después de tocar fondo por la pésima gestión de muchos de sus predecesores. Por lo tanto, cada vez que Sarver tose, tiembla el Mallorca. No es para menos. Hay motivos para estar preocupados, o al menos en estado de alerta para ver cómo transcurren los acontecimientos en los próximos días. El empresario norteamericano corre serio peligro de ser expulsado de la NBA y deberá explicarse muy bien para contrarrestar las acusaciones de racismo y acoso sexual. Y aunque todo termine en nada, la sombra de la duda siempre estará sobre las espaldas de Sarver. Ejemplos de casos similares hay a montones, desgraciadamente, desde Kevin Spacey a Plácido Domingo, Harvey Weinstein, Gérard Depardieu o Nicolas Cage. Aunque con desenlaces diferentes, el devenir de estos personajes ya nunca ha sido el mismo, señalados de por vida. En el peor de los escenarios, es lógico pensar que el Mallorca pase a ser una de sus últimas preocupaciones, si no la última, con lo que de nuevo el club podría asomarse al vacío más absoluto. Hay que esperar, pero esta historia tiene muy mala pinta.

Compartir el artículo

stats