Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Valencia - Real Mallorca: Kang In Lee vuelve a casa

El mediapunta surcoreano regresa el sábado a Mestalla para medirse al club 'che', que le acogió cuando solo tenía diez años y en el que no llegó a explotar

Kang In Lee, durante un entrenamiento en Son Bibiloni.

Se mueve entre los pasillos de Mestalla con los ojos cerrados. No necesita abrirlos. Para nada. Es el escenario en el que soñó triunfar desde que aterrizó en Valencia con apenas diez años y este sábado (14 horas/Movistar) lo pisará con otro escudo y otra camiseta. Kang In Lee (Incheon, 2001) regresa a su casa. 

Es surcoreano, pero ha vivido la mitad de su vida en la capital del Túria, donde espera reivindicarse como futbolista de Primera División ante el que fue su público. Allí no aprovechó las oportunidades que le dieron, o no tuvieran la paciencia que un futbolista de su talento necesita, pero lo cierto es que al mediapunta le ha sentado genial el cambio de aires. Apostó por el Mallorca para convertirse en un jugador importante y dejar de ser la eterna promesa de la cantera de Paterna que no acababa de explotar. 

Apenas lleva seis partidos como bermellón, es una temeridad sacar conclusiones tan pronto, pero su rendimiento está dejando detalles que invitan a ilusionarse. Se está ganado el cartel de indiscutible para Luis García Plaza gracias a su calidad, pero también por su personalidad y descaro. Marcó un auténtico golazo en el Santiago Bernabéu en su primer encuentro como titular en un encuentros para olvidar (6-1), pero al menos le sirvió para dejar claro que aspira a tener el protagonismo que lleva tiempo reclamando. Quiere brillar en la elite y no va a parar hasta conseguirlo. 

Los que le conocen aseguran que irá a más, que solo es cuestión de tiempo que las exhibiciones que le llevaron a ser el Balón de Oro del Mundial sub-20 también llegarán entre los mayores. Lo que es seguro es que los primeros sorbos de su fútbol son una oda a la esperanza para el mallorquinismo. Debe ser más regular durante los noventa minutos. Kang In Lee lo sabe. Es una de sus asignaturas pendientes y no hay mejor plaza para él que empezar a superarla que Mestalla. Se reencontrará con muchos que fueron sus compañeros, incluso desde su primer día, como el central Hugo Guillamón. Es un año mayor que el asiático, pero los problemas con el idioma hicieron que sus primeras sesiones con el equipo de fútbol-7 del Valencia fuera con los chavales del año 2000.

Hasta ahí había llegado tras ganar en un ‘reality’ de televisión con solo diez años. El premio fue visitar Manchester con su madre para rodar un anuncio junto al mítico exjugador del United Park Ji-sung, la gran estrella por entonces de Corea del Sur. Kang In se dio a conocer y aquella experiencia marcó a la familia. Eso le abrió las puertas de Europa y fue el Valencia el que se lo quedó. 

A partir de ahí su estrella fue a más. A cada categoría que pisaba sus números iban acrecentando la sensación de que el conjunto valencianista tenía un diamante en bruto. Su oportunidad con el primer equipo valencianista llegó en el Trofeo Naranja 2018, ante el Bayern Leverkusen, cuando apenas tenía diecisiete años. Además, se convirtió en el jugador más joven del Valencia en debutar en la Liga de Campeones (frente al Chelsea, con 18 años, seis meses y 28 días). Cuando su progresión parecía imparable, la falta de minutos y oportunidades le llevó a estancarse. Disputó cuarenta y cuatro encuentros de Liga como valencianista, con dos goles, pero no maravilló. A pesar de tener contrato hasta 2022 y una cláusula de 80 millones, su desembarco en el Mallorca fue redondo. Llegó a coste cero, ver para creer. El director deportivo, Pablo Ortells, se aprovechó de que las aguas bajaban muy revueltas en Valencia para conseguir gratis su pase, algo que sigue sin entenderse entre la afición ‘che’. 

Tenía sobre la mesa una propuesta del Wolwerhampton inglés muy superior en lo económico, pero Kang In Lee decidió seguir en España y vestir de rojo y negro, los colores que lucirá el sábado ante la que fue su gente. Todo un reto.

Compartir el artículo

stats