Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mallorca recompone su figura

Pese al balsámico triunfo ante el Levante, se echa en falta que Galarreta recupere su mejor nivel

Los jugadores del Mallorca celebran con un abrazo grupal en el suelo el tanto de Ángel ante una grada entregada. | MANU MIELNIEZUK

No era ni mucho menos una final, pero la victoria ante el Levante ha servido para apaciguar los nervios en el Mallorca, tanto en el campo como en el banquillo. Los bermellones llegaban necesitados a la cita, más por sensaciones que urgencias clasificatorias y se notó, ofreciendo un partido serio y ordenado, tedioso en ciertos tramos, pero con el resultado esperado en la mente de todos los presentes en Son Moix.

Y si se consiguió, fue porque el equipo dejó atrás muchas de las dudas que arrastraba en las últimas semanas y recuperó una versión mucho más solvente, sólida atrás y efectiva delante. Aquella que le condujo a sumar ocho puntos en el arranque de campeonato y que parecía haberse olvidado. Maffeo y Russo, ambos ya recuperados de sus lesiones, tienen buena culpa de la renovada figura del Mallorca.

Su entrada en el once, esperada como agua de mayo, hizo que el equipo pareciese otro. No por ser esperado deja de ser noticia. Con la retaguardia bien protegida, todos ganaron en confianza y apenas dejaron a los hombres de ataque de Paco López meter en problemas a Manolo Reina.

Capítulo aparte merece Maffeo. El lateral fue un dolor de cabeza para el Levante, seguro a la hora de defender e incisivo en ataque, no dudando en atravesar las líneas para crear espacios y superioridad. Su asistencia a Ángel fue la guinda a su mejor partido desde su llegada en verano.

En el centro de la defensa tanto Valjent como Russo estuvieron imperiales, dando salida limpia de pelota e imponiéndose en todos los duelos individuales. De hecho, tuvieron que abandonar mucho más que de costumbre su posición para hacer llegar la pelota a los atacantes, ya que al centro del campo le costó mucho carburar ofensivamente, especialmente en la primera mitad.

A Baba tampoco se le puede exigir, ya que su función en el terreno de juego es otra, pero Galarreta mostró una versión gris y muy alejada de su imagen habitual. El mediocentro vasco estuvo errático en la mayoría de sus pases, lento en la toma de decisiones y poco decisivo en los metros finales.

Recuperar la defensa titular dio confianza a todo el equipo tras la zozobra de los últimos encuentros

decoration

Este problema es uno de los que debe resolver Luis García. En ataque, con la línea de tres, el Mallorca está siendo un equipo peligroso, pero se está perdiendo la importancia del centro del campo, trenzando jugadas que prácticamente no pasan por la línea divisoria.

Más allá de ello, el Mallorca supo competir de nuevo. Tras un primer periodo con demasiado respeto, en el segundo detectó la flaqueza del rival y poco a poco fue encerrando a los granotas en su campo. Fue un triunfo balsámico que debe servir para volver a creer en el trabajo tras un nuevo parón que, como ya sucediera en el primero, llega en el peor momento tras conseguir una victoria muy necesaria.

Clasificación

El Mallorca se va al parón de selecciones en una situación privilegiada en la clasificación. Tras la victoria ante el Levante, los bermellones se quedan más cerca de los puestos europeos que del descenso, el hábitat natural en el que se esperaba que se moviese el equipo toda la temporada. Ocupa la duodécima posición en la tabla con 11 puntos, a dos puntos del séptimo clasificado, el Athletic, y a siete del Levante, que marca la zona de peligro. Un colchón que permite afrontar con garantías los encuentros ante Real Sociedad, Valencia y Sevilla.

24

El Mallorca vuelve a ganar Manu Mielniezuk

Compartir el artículo

stats