Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre de la aficionada que sufrió una lipotimia en Son Moix: «Fue un buen susto, pero hubo una gran humanidad en el campo»

Marga Cerdó aplaude la ayuda a su hija Blanca tras sufrir una lipotimia en Son Moix por el calor

Aspecto de la Tribuna Sol durante el partido ante Osasuna. | G.BOSCH

«El fútbol sin público no es lo mismo». Es la frase que tanto se escucha en boca de directivos, entrenadores y jugadores. Pero la verdad es que para el espectador no está siendo fácil acompañar al equipo. Jugar a las 14 horas, priorizando antes el público asiático que el local, y teniendo en cuenta la temperatura y humedad que se registra en muchos lugares de España a estas alturas de septiembre, conlleva riesgos para la salud. Un episodio que por desgracia sufrieron en la Tribuna Sol de Son Moix Marga Cerdó y su hija Blanca Isern, víctima de una lipotimia en el partido del Mallorca ante Osasuna del domingo.

«Era el comienzo de la segunda parte y mi hija se sentaba delante mío. En un momento se giró y me dijo: ‘Mamá, mamá, no me encuentro bien’ y se desmayó. Fue un buen susto. Suerte que entre una amiga y yo pudimos agarrarla y no se dio un golpe contra la cabeza», relató Cerdó a este diario. Tras conducirla a las escaleras, agradece la celeridad de los trabajadores para socorrerla. «Los auxiliares de seguridad nos ayudaron enseguida. Llamaron a Protección Civil, la Policía Nacional también vino y fue a la ambulancia. Había una doctora entre la afición que también nos ayudó», explica. Su tuit, explicando lo ocurrido, fue para agradecer la labor de todos ellos, especialmente la del jefe de seguridad del Mallorca José Costana. «Estuvo todo el tiempo con nosotras, hasta que mi hija no bajó de la ambulancia no se fue. He dado las gracias en una situación que fue crítica para nosotros y por la humanidad que me encontré en el campo», apuntando que ayer por la mañana Costana se puso en contacto con ella para preguntar por el estado de su hija.

No fue el único incidente del día. Otra aficionada, de mayor edad, también sufrió un mareo por las altas temperaturas y tuvo que ser atendida por los servicios de emergencia. «Cuando nos hicimos socios aceptamos las circunstancias y consecuencias. Nadie nos obligó a ir», matiza. «Volvería a ir a la misma hora, pero con otras condiciones. Esto es un negocio en el que trabaja mucha gente y hay mucho dinero de por medio. Hay cosas que no podemos cambiar, pero se podría hacer mejor», concluyó.

La afición, en pie de guerra

Son muchos los seguidores del Mallorca que, a través de redes sociales, dejaron claro su enfado hacia LaLiga y el Mallorca y explicando que no volverán a asistir a un encuentro si se vuelve a disputar a esa hora con las condiciones actuales, en el que el calor todavía es muy presente en la isla. El siguiente encuentro en Liga es este sábado a partir de las 16:15 horas ante el Levante, todo un lujo comparado con los dos anteriores. Son Moix registró ante Osasuna 9.359 espectadores, cifra muy lejana a los 13.163 permitidos.

Compartir el artículo

stats