Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Asensio desnuda el experimento

Real Madrid-Real Mallorca

La visita del Mallorca a Madrid vino marcada por las bajas por lesión que han dejado la defensa rojilla bajo mínimos. Esa circunstancia es ya de por sí toda una adversidad, pero se acentúa cuando te enfrentas al equipo líder, que además es el más goleador de la Liga. García Plaza se vio forzado a realizar un experimento cuyo fracaso apenas tardó dos minutos en evidenciarse, primero por el inicial error de Gayá, que demostró que le faltan muchísimos partidos para ser un central de Primera y, segundo, por la gran actuación de un mallorquín que jugaba en el bando equivocado, el del Real Madrid. Asensio debió elegir un mejor partido para reivindicarse, aunque siempre hay alguno que pensará que sabe menos mal que el verdugo que te ejecute haya sido alguien que salió de la casa.

Supongo que la intención de García Plaza no era tirar el partido, pero con los mimbres que puso sobre el verde poco se podía hacer. Puestos a buscarle datos positivos al invento del técnico rojillo, solo queda mirar a la parte de la vanguardia del Mallorca y olvidarse de lo que ocurrió en la parte de atrás. El golazo de Kang in Lee, tras una jugada de apenas tres toques, la recuperación de Lago y las buenas maneras apuntadas por Hoppe son lo único para no olvidar.

El partido ha sido un divertimento para el espectador y no creo que ninguno, o casi ningún mallorquinista, esperara que el Mallorca regresaría del Bernabéu con un punto, aunque tampoco hacía falta dar tantas facilidades desde la alineación inicial, porque seis goles duelen, aunque sea ante el Real Madrid.

Compartir el artículo

stats