Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

El asedio del Athletic pone fin a la imbatibilidad del Mallorca

El equipo de San Mamés derrota a los bermellones, que resistieron el acoso de los vascos durante la primera parte, pero cayó rendido en la segunda

Take Kubo presiona a Vencedor durante el partido disputado en San Mamés.

Take Kubo presiona a Vencedor durante el partido disputado en San Mamés.

San Mamés fue un golpe de realidad que volvió a colocar al Mallorca en su sitio. Lo devolvió a la tierra, con los pies en el suelo, tras el agradable, pero efímero espejismo del que se alimentó en las tres primeras jornadas. Todo se diluyó en 90 minutos. Porque ayer, frente al Athletic, el conjunto bermellón volvió a recordar el amargo sabor que tiene la derrota en Primera División, volvió a testar las irreparables diferencias que existen con los ‘grandes’ equipos de LaLiga, pero también demostró que a cabezón, en esta competición, no le va a ganar nadie. 

El Athletic puso ayer fin a la imbatibilidad del Mallorca (2-0). El conjunto bermellón acabó sucumbiendo ante la incombustibilidad de los de Marcelino, que asediaron a los rojillos en la primera parte y encontraron premio a su esfuerzo en la segunda, gracias a los tantos firmados por Vivian y Williams. 

El Mallorca no mereció más en San Mamés, en un partido en el que la lógica decía que había que caer, pero aunque los de Luis García sufrieron ante un equipo que fue superior y que las tuvo de todos los colores, también supieron aguantar el maltrato al que le sometieron los vascos en la primera parte y llegaron a la segunda con un halo de esperanza. Los goles fueron un varapalo que los de Luis García ya no pudieron superar, pero mientras tanto, aguantaron como titanes.

El técnico madrileño introdujo dos cambios en el once respecto al equipo que se impuso la pasada jornada al Espanyol. Volvió a apostar por Ruiz de Galarreta en el centro del campo, una tónica que parece va a ser la habitual en los encuentros que dispute lejos de Son Moix, y colocó, obligado por las circunstancias, a Sedlar en el centro de la zaga para cubrir las bajas de Raíllo y Russo. 

Un espectáculo de música y juego de luces y cerca de 15.000 espectadores recibieron a un Mallorca que ayer, de azul, estrenaba tercera equipación. Tanto estruendo debió intimidar al conjunto bermellón, que saltó al césped de San Mamés dominado por un Athletic que desde el primer minuto ejerció una presión asfixiante. Fruto de ello llegó el primer aviso. Raúl García no llegó a rematar de cabeza por muy poco un gran centro de Vencedor. 

Solo iba a ser el primero, porque el monólogo bilbaíno fue irritante. El Mallorca se las vio y se las deseó para encadenar dos pases o pisar campo contrario. Al cuarto de hora de juego tuvo que ser Fer Niño quien despejara de chilena un balón que se paseó plácidamente por el área pequeña. Cinco después, otra vez Raúl García se sacó un recurso de la manga para rematar de espaldas un peligroso centro de Balenziaga. 

El Mallorca desesperaba. No encontraba su lugar y solo Brian Oliván concedió a Unai Simón el lujo de ser nombrado, tras poner un balón que se paseó por el área del Athletic sin encontrar rematador. Al paso por la media hora de juego el Athletic dispuso de su mejor ocasión, pero en esta ocasión fue Reina quien desbarató la intentona. El meta malagueño realizó un paradón para evitar el gol de Íñigo Martínez tras un saque de falta de Muniain. Tras el asedio de los primeros 45 minutos, que el marcador no se hubiera movido era la mejor noticia que podían llevarse los bermellones a vestuario.

Pese a la evidente necesidad de dar un aire nuevo al equipo, Luis García optó por dar continuidad a un once que, con la cartilla leída al descanso, empezó a sentirse algo más cómodo. Las ocasiones, hasta el momento todas ellas rojiblancas, empezaron a teñirse también de bermellón y Marcelino decidió que había llegado el momento de desatascar el entuerto introduciendo un triple cambio sobre el verde.

Y le funcionó. Vaya si lo hizo. Un centro de Muniain, con muy mala intención, lo remató Vivian, libre de marca, para batir a Manolo Reina con un fuerte testarazo. Todo el trabajo que se había hecho se fue de repente por la borda y ese gol desestabilizó a un Mallorca que ya no sabía ni por dónde le venían. 

Solo seis minutos tardó el Athletic en poner el segundo y sentenciar el partido, después de una pérdida de Valjent, que lesionado tuvo que retirarse del terreno de juego, ante la presión de Muniain. El futbolista del Athletic centró al área para que Williams, algo forzado, enviara la pelota al fondo de la red. 

El partido ya estaba visto para sentencia y lo único que destacó en el lado bermellón fue la creatividad de un Luis García Plaza que tuvo que optar por colocar a Battaglia y Maffeo como centrales, después de que Sedlar también acabara el encuentro tocado. Kan In Lee debutó con la elástica del Real Mallorca, pero ya nada pudo hacer para evitar la primera derrota del curso del conjunto bermellón. Ha tardado en llegar, pero ha llegado.

Galarreta Ovacionado por la afición del Athletic

La afición del Athletic ovacionó a Ruiz de Galarreta cuando su nombre fue cantado por megafonía en el once inicial del conjunto rojillo. El donostiarra, considerado una de las perlas de Lezama y que encandiló con tan solo 18 años a Marcelo Bielsa, volvía a vestirse de corto en San Mamés casi una década después del calvario de una serie de lesiones que lastraron su progresión.

Ficha técnica:

Athletic Club: Unai Simón; Lekue, Vivian, I. Martínez, Balenziaga, Dani García (Vesga, min. 73), Vencedor (Zarraga, min. 63), Berenguer (Williams Jr., min. 63), Muniain; Raúl García (Villalibre, min. 63) y Williams (Nico Serrano, min. 83).

Real Mallorca: Reina; Maffeo, Valjent (Joan Sastre, min. 77), Sedlar, Oliván; Baba (Battaglia, min. 72) , Galarreta (Febas, min. 72), Take Kubo (Abdón Prats, min. 77) , Mboula (Kang In, min. 72); Dani Rodríguez y Fer Niño.

Goles: 1-0: Vivian (min. 68). 2-0: Iñaki Williams (min. 74).

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité andaluz).

Tarjetas amarillas: Dani García (min. 60), Baba (min. 64), Sedlar, (min. 86).

Tarjetas rojas: No hubo.

Estadio: San Mamés (ante 14.566 espectadores).

Compartir el artículo

stats