Las pistas de atletismo de Son Moix podrían tener un final cada vez más próximo. A las palabras que dijo el presidente del Real Mallorca Andy Kohlberg, expresando el deseo de la propiedad americana en eliminar las pistas de atletismo de Son Moix, se le ha unido Alfonso Díaz, CEO de Negocio de la entidad bermellona. El dirigente mallorquinista ha aclarado que, pese a tener que ir etapa por etapa, están trabajando en un plan general de futuro para el estadio. "Llevamos tiempo hablando con el alcalde Palma José Hila y es algo que ha estado encima de la mesa siempre desde hace algo más de un año. Estamos trabajando en un plan general de futuro de qué hacer con el estadio. El primer paso es ir quemando etapas que vayan en línea con nuestra situación deportiva y económica. Obviamente no podemos meternos en hacer un gran estadio desde el primer día, porque los recursos son los que son, pero sí tratar de empezar por resolver el problema de la pista", explicó.

"Es algo que todos queremos para que la experiencia de partido sea mejor, que no tengamos pistas y acercar pistas a la grada. Estamos trabajando en ese plan a corto plazo. Tenemos varias opciones estudiadas y nos gustaría comenzar la temporada que viene con algo ya en marcha. Luego dependerá de la velocidad de toda la parte técnica, licencias y demás para poder tener esto en marcha lo antes posible", ha añadido en rueda de prensa.

Acerca del aforo en el estadio, tras el anuncio ayer de que en el fútbol profesional se permitiría un 60% de aforo durante el mes de septiembre, lo que dejaría en cerca de 13.000 los espectadores que podrían asistir al partido ante el Villarreal. "Esta mañana (por ayer) he vuelto a hablar con Carles Gonyalons. Estamos hablando de un máximo de un 60%, pero el Govern ahora no va a poder pasar del 50%, eso es lo que nos han trasladado. Tenemos algo de ventaja puesto que hasta dentro de quince días no jugamos contra el Villarreal en casa, con lo cual hemos logrado tener unos días más para que la decisión se pueda aplazar y llegar al 60%», destacó.

El dirigente emplazó a la semana que viene la reunión con el ayuntamiento para tratar la cuestión de cómo abordar la entrada de aficionados en el estadio. «Lo normal es que, viendo como evoluciona la pandemia, nos permitan acercarnos a ese 60%. Serían unos 13.000 espectadores. Con ello cubriríamos casi el 95% de todos nuestros abonados. Luego está el trabajar en cómo llegar a esa cifra. Tendríamos que ver cómo adaptarlo, porque se requiere una distancia mínima de separación. Ya sea por grupos, grupos de convivientes… Tenemos que ver cómo resolverlo y es una conversación que tendremos la semana que viene con el Govern», informó.

Un verano «movidito»

«Ha sido un verano largo y movidito». De esta manera definió el director deportivo del Mallorca Pablo Ortells el mercado de fichajes bermellón, en el que se han producido diez llegadas y once salidas. «Estamos con mucha ilusión de recibir a los nuevos. Este año el verano ha sido largo y movidito. Se nos queda un equipo muy competitivo para luchar día a día por la permanencia en Primera División», afirmó.

Uno de los fichajes más sorprendentes fue el del estadounidense Matthew Hoppe, cerrado en los últimos minutos del mercado. Ortells, que confirmó las opciones de compra sobre Fer Niño y Maffeo sin especificar a cuánto ascienden, reconoció que ya habían ojeado al futbolista, del cual también ha interesado su proyección internacional en cuestiones de marketing. «La situación de Hoppe ya la sondeamos y tanteamos a principio de mercado. En aquel momento estaba en unos valores inaccesibles para nosotros. Quizás, el haberlo sondeado en aquel momento, nos ha permitido en los últimos días de mercado poder movernos rápido y poder solucionarlo. La verdad es que estamos muy contentos con su fichaje», valoró.