Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mallorca barre al Espanyol de Moreno (1-0)

Un Mallorca enchufado derrota con justicia al Espanyol gracias a un gol de Dani Rodríguez y suma su primera victoria como local y segunda seguida en Liga - Los bermellones acumulan siete puntos de nueve posibles en un arranque de campeonato casi perfecto -Moreno, que visitaba la isla por primera vez con público desde su marcha, fue recibido con silbidos e insultos

5

Real Mallorca - Espanyol G. Bosch

Siete de nueve. Ni el mejor guionista imaginó un inicio así para el Mallorca. Un gol de Dani Rodríguez en la primera mitad, tras una jugada iniciada magistralmente por Valjent, hizo justicia a lo visto ante el Espanyol en Son Moix (1-0). Los bermellones anularon la voluntad y confianza de los pericos, desarbolados por la intensidad y seriedad de los de Luis García durante los 95 minutos para embolsarse su segunda victoria seguida en Liga y primera ante su gente.

Apenas se han jugado tres partidos, pero es inevitable que este grupo despierte ilusión. A cada partido que pasa las piezas comienzan a encajar cada vez más y dan como resultado una actuación coral como hacía tiempo no se veía en Son Moix en Primera. La primera parte del Mallorca fue un torbellino que arrolló a su rival para elevar al equipo cerca del altar de la clasificación. Este Mallorca ya no es el cachorro tierno de hace dos cursos. Este Mallorca ya sabe qué hacer, cómo hacerlo y cuándo, sea atacando para ponerse por delante o defendiendo cuando el partido pide pausa y sacrificio. 

La previa animó un partido con tintes de revancha. El picante ya se encargaron de servirlo tanto Luis García Plaza como Vicente Moreno, abucheado a su llegada a Son Moix y durante varios tramos del partido, ante los micros. Su cruce de mensajes envenenados aliñó con más morbo aún si cabe un partido que ya de por sí lo era. Juntos descendieron al infierno de Segunda y juntos protagonizaron una cruenta batalla por el ascenso. El de Massanassa, que entró solo al campo, aguantó estoicamente los abucheos e insultos del público también durante el partido, que superaron en mucho a unos pocos tímidos aplausos. Cosas del fútbol y su corta memoria.

Los primeros 45 minutos del Mallorca ante el Espanyol fueron de lo mejor que se ha visto hace tiempo en Son Moix

decoration

La puesta en escena bermellona fue la mejor en lo que llevamos de curso. Tras unos breves minutos de tanteo, el Mallorca se quitó la careta de timidez y tumbó el campo hacia la portería de Diego López. Un casi autogol de la defensa perica en el minuto cuatro pareció activar el interruptor de ataque en los hombres de Luis García, que comenzaron a aprovechar los huecos de un equipo desdibujado y carente de ideas. Fer Niño, hasta en tres ocasiones, puso a prueba a Diego López, pero el gol lo esquivó toda la noche. Su conexión con Kubo, que actuó desde banda derecha, dará muchas alegrías este curso. El nipón, que se movió a impulsos, probó fortuna en varias ocasiones y sirvió balones francos a sus compañeros.

Baba, que cada vez más se parece al de hace dos cursos, sostenía al equipo de manera imperial en el centro del campo. Valjent y Russo, algo fallón, secaron a Raúl de Tomás y Dimata. Y quien volvió a aparecer fue Dani Rodríguez. El de Betanzos, feliz por regresar a su lugar en el campo, no se cansó de arrancar desde dentro, volviendo loca a la defensa blanquiazul, que perdía agua por todas partes. El gallego se pierde en banda y habrá tomado nota de ello Luis García, que optó por situar a Mboula en la izquierda. El catalán apenas participó. (vea aquí la galería)

Tras quince minutos de asedio mallorquinista, el partido regresó a un ritmo bajo, momento que aprovechó el Espanyol para disponer de su única ocasión en la primera mitad. Una pérdida de Mboula la recogió el artanenc Darder al borde del área y, con un fuerte disparo, forzó a Reina a blocar como fuese y dejar un rechace que, incomprensiblemente, De Tomás mandó fuera del estadio. Pero no fue más que un espejismo blanquiazul en un desierto rojo que lo devoró sin miramientos.

El electrónico marcaba el minuto 26 cuando Valjent decidió quitarse el traje de defensor y cambiarlo por el de francotirador. Vio por el rabillo del ojo un desmarque de Oliván y filtró un pase de más de 40 metros que cayó a los pies del catalán. Este, de primeras, buscó atrás la llegada de Fer Niño. El balón se le escurrió y un mal rechace le cayó a Dani que, sin compasión, fusiló a Diego López con la zurda. Tras el tanto, el Mallorca congeló el tiempo y poco o nada sucedió hasta el descanso. 

Fer Niño cuajó un partido para enmarcar, siendo el faro que necesitaba el equipo y al que solo le faltó la guinda del gol

decoration

Tras la vuelta al verde, el partido seguía el mismo guión. Los bermellones no querían renunciar a marcar el segundo y apretaron. Kubo seguía a lo suyo, combinando con Fer Niño, que no se cansaba de pedirla y girarse hacia portería. Otra cosa no tendrá, pero el olfato e instinto de delantero le sobra a raudales. Moreno quiso avivar su avispero dando entrada a Morlanes y Nico Melamed. Pero se encontró con una tarjeta amarilla para el exjugador del Almería en la primera jugada y otra para él por protestar, seguida de nuevos abucheos. No fue una tarde fácil para el técnico valenciano. 

Nadie se decidía y el cansancio empezó a hacer mella en ambos equipos. El Mallorca se debatía entre ir a por el partido o guardar la dulce ventaja del tanto. Reina, experto en estas lides, optó por la segunda y le ganó tiempo al cronómetro cuando el Espanyol más achuchaba, más por sensaciones que ocasiones. Los bermellones se dedicaban a que el tiempo pasara, mientras que el Espanyol quemó todas sus naves metiendo a Loren, recién llegado del Betis. Suya fue la posesión al final, pero igual de infructuosa.

Al Mallorca le quedó apretar los dientes y apaciguar lo nulos intentos de rebelión pericos. Las victorias en Primera se pagan caras y la mayoría lo saben. Pudo ser todavía más redonda la tarde cuando en el 94 Amath, que ya celebraba el segundo, fue derribado al borde del área por Sergi Gómez, que fue expulsado. El Mallorca, hinchado de orgullo, pasa a disfrutar del largo parón de 17 días con la alegría de, como dijo Vicente Moreno, poder aspirar a ser uno de los equipos revelación del campeonato. 

Ficha técnica

PRIMERA DIVISIÓN: 3ª JORNADA Sábado, 27 de agosto de 2020. 20:00 H. Son Moix (7.529 espectadores)

REAL MALLORCA: Reina, Maffeo, Russo (Sedlar, min.45), Valjent, Oliván, Baba, Salva Sevilla (Galarreta, m.67), Mboula (m.60, Amath), Dani Rodríguez, Take Kubo (Battaglia, m.85)), Fer Niño (Abdón, m.85)

ESPANYOL: Diego López, Óscar Gil (Vadillo, m.86), S. Gómez, Cabrera, Dídac, David López (Morlandes, m,54), Darder, Puado (Aleix Vidal, m.74), Embarba (Nico Melamed, m.54), Dimata (Loren, m.74), Raúl de Tomás

Goles: 1-0, min. 26: Dani Rodríguez remata de volea con la izquierda tras un rechace en el área grande.

Tarjetas amarillas: Fer Niño (m.18), Cabrera (m30), Take Kubo (m.36), Morlanes (m.56), Vicente Moreno (m.55), Oliván (m.69), Sedlar (m.79), Vadillo (m. 95)

Tarjetas rojas: Sergi Gómez (m.94). Derribó a Amath cuando se plantaba solo ante Diego López.

Árbitro: Díaz de Mera (C. Castellano-Manchego)

Compartir el artículo

stats